Atardecer en el paraíso de Perhentian

Paraíso, dícese del lugar ideal en la tierra, utopía o jardín de las delicias. Y en busca de él nos fuimos a las dos islas de Malasia donde decían que estaba: la isla (Pulau) de Kapas y las islas Perhentian. Inicialmente pensamos que eso no existiría, que las personas tenemos tendencia a exagerar, a hablar de lugares idílicos porque no conocemos más sitios, pero en esta ocasión llevaban razón. Lo encontramos. Esta es la historia de cómo elegir el paraíso nunca fue tan difícil.

Ambos lugares comparten varias características: agua cristalina y caliente, vida marina abundante, corales, arena fina y palmeras. El paisaje no puede ser más adecuado, pero faltaba algo más, porque lugares así en el mundo encontramos muchos. El componente de estar en una isla con comunicación marítima únicamente añade otro punto positivo, así como que no haya vehículos a motor. El único transporte entre los distintos puntos de la isla son las barcas o tus propios pies. Por no haber no hay ni perros, sólo algunos gatos perezosos.

Playa principal de Pulau Kapas

Playa principal de Pulau Kapas

Conocíamos playas preciosas, incluso paraísos, como Playa Bonita en República Dominicana, pero quizás nos faltaba el componente de estar casi solos que encontramos en Kapas.

Sin embargo y, es donde empieza lo bonito de la historia, lo que las une también las separa, porque son dos estilos de isla completamente diferentes. Kapas es una única isla con apenas 5 playas y que recorres caminando en 20 minutos de punta a punta; en cambio, las Perhentian son dos islas, grande (Besar) y pequeña (Kecil), y no resultan fácil recorrerlas a pie. Ya tienen un componente de elección que desaparece en Kapas.

El paraíso de Kapas.

En Kapas no hay wifi, ni falta que hace, porque es pequeña, es perfecta para desconectar, para pensar, para escribir, para leer, para conocer personas, pero sobre todo para dejarte llevar. Para que el ritmo de la isla te marque lo que debes hacer, porque podría no haber tiempo ni relojes en un lugar tan pequeño, que la vida la guíe el Sol es otro punto a su favor.

Primer atardecer en Kapas

Primer atardecer en Kapas

La playa del embarcadero de Kapas, desierta al atardecer

La playa del embarcadero de Kapas, desierta al atardecer

Estuvimos cinco días en Kapas y siento que podríamos haber estado semanas, porque no había preocupaciones más allá de comer de vez en cuando o dormir cuando el cuerpo te lo pedía. Algunos de los mejores días de nuestro viaje pasaron allí y surgieron de la nada, conociendo a una encantadora pareja brasileña, en una noche donde sólo queríamos cenar y descansar.

Columpio en el paraíso

Columpio en el paraíso

Les pedimos permiso para sentarnos en su mesa y volaron las horas juntos. De ahí hasta hoy, considerándolos buenos amigos y sabiendo que los veremos muy en pronto. Incluso volvimos a coincidir en Perhentian, disfrutando de otra velada nocturna fabulosa.

En Kapas encontramos gente fantástica: un grupo de vascos, un chico navarro (que habíamos conocido en Nepal), un argentino, incluso una pareja de Málaga que trabajaba donde nos alojamos.

El significado de Kapas es algodón, por el color de su arena, así podías caminar entre polvos de talco, mirando al mar, más bien a los peces y corales, ya que no hace falta bucear para verlos. Están todos a simple vista, dejándose ver, formando parte del decorado.

Nuestra playa en Kapas

Nuestra playa en Kapas

Fondo marino de Kapas

Fondo marino de Kapas

De las cinco playas de Kapas nuestra favorita era la última, a la que llegabas caminando por unas escaleras tras 10 minutos y donde la máxima afluencia que encontramos un día fueron 3 personas. Ahí los peces de colores se acercaban a saludarte y pasabas las horas en el agua sintiendo que te faltaba tiempo. Nunca te querías ir.

Podríamos decir que era nuestra playa, podían pasar las horas y no haber nadie. No parecía posible en ese lugar. Esa sensación no la había tenido nunca.

Caminando por el paraíso solitario de Kapas

Caminando por el paraíso solitario de Kapas

Jugar al voley por la tarde en Kapas es un placer

Jugar al voley por la tarde en Kapas es un placer

Y dejamos Kapas pensando que habíamos encontrado el paraíso definitivo, que iríamos a las islas Perhentian para comparar y perder. Y en los inicios así fue, hasta que llegamos y empezamos a poner en duda nuestra creencia. Podría haber otro paraíso.

El paraíso de Perhentian.

Lo primero que sientes al llegar al embarcadero hacia las Perhentian es que aquello es muy turístico, más aún tras llegar de Kapas donde sólo hay 2 barcos que hacen el trayecto. Sin embargo, conforme empiezas el trayecto y te vas acercando a las islas, puedes ver como el mar es turquesa y aún más transparente que en Kapas. Son colores diferentes en postales parecidas.

Playa en Perhentian Besar

Playa en Perhentian Besar

Decidimos parar en la isla grande (Besar), porque buscamos más tranquilidad que otra cosa y la encontramos al tener nuestro chalet a pie de playa. Se ve todo más explotado, más alojamientos, más infraestructuras, incluso hay wifi en algunos puntos (aunque no en nuestra cabaña, cosa que agradecimos). Se aprecia más turismo familiar, menos mochileros (esos suelen ir a la isla pequeña). Parecía la isla perfecta, con todo lo necesario.

Pasamos 3 días en la isla, donde mantuvimos el plan de Kapas, dejarnos llevar, descansar, casi sin pensar, tan sólo disfrutar del lugar. Así caminamos por sus playas, alquilamos un kayak para descubrir otras partes de la isla e incluso vimos alguna tortuga, un pequeño tiburón e infinidad de peces y corales, todo eso sin bajar del kayak. De nuevo, a simple vista, como habíamos confirmado desde la barca, el agua es aún más cristalina.

Disfrutando del kayak en Perhentian

Disfrutando del kayak en Perhentian

Fondo marino en Perhentian

Fondo marino en Perhentian

Detalles del fondo desde el kayak

Detalles del fondo desde el kayak

Dicen que el paraíso es aún más grande bajo el agua, siendo una delicia para los buceadores de todo el mundo que vienen a descubrir sus fondos marinos, pero no está en nuestras preferencias.

Sé que nos perdemos algo importante, pero disfrutamos de otros placeres más intangibles. Y de las largas conversaciones que tuvimos puede que consigamos algo grande.

Las cenas son otro punto diferenciador con Kapas, los pescados, calamares y gambas a la plancha junto al mar saben de otra manera, más aun pagando apenas 10€ por cenas de lujo. La oferta gastronómica es mayor, de más calidad.

Aguas cristalinas en Perhentian

Aguas cristalinas en Perhentian

Pequeño tiburón nadando en la orilla de la playa tortuga

Pequeño tiburón nadando en la orilla de la playa tortuga

Elegir el paraíso.

Y llegó el momento de dejar las Perhentian y pensé en qué podría contar de esos lugares, más allá de enseñar fotos, vídeos o recomendarlos.

Kapas es más salvaje, más mochilera, más acogedora, más independiente, más tranquila. Mientras que Perhentian es más transparente, más turística, con mejor comida, mejores instalaciones y más preparada.

Elegir una u otra no creo que sea posible ni justo, cada una tiene su encanto, su momento y se adaptarán mejor a cada persona, viajero o familia que las visite. En ambos lugares es posible disfrutar de tranquilidad, de playas espectaculares, de aguas cristalinas y de buen ambiente.

Kapas y Perhentian son dos joyas de Malasia, que recomiendo visitar en el mismo viaje si es posible, para poder evaluar con justicia dos islas que se han quedado guardadas para siempre en nuestros corazones. Espero volver pronto al paraíso, sea cual sea la elección.

Mágico atardecer en Kapas

Mágico atardecer en Kapas

Atardecer en Perhentian Besar

Atardecer en Perhentian Besar

Datos de interés.

Isla de Kapas.

  • Para llegar a Kapas debemos tomar el barco que sale desde Marang, población a 30 minutos de Kuala Terengganu. Los barcos hacia Kapas tienen un horario prefijado de 9:30, 11:30, 13:30 y 16:30.
El humilde embarcadero de Marang

El humilde embarcadero de Marang

  • Para llegar a Marang es posible hacerlo en bus regular desde KT (con mala frecuencia), en taxi (por 30 MYR) o en autostop.
    • Recomiendo pasar una noche en Kuala Terengganu, para ver su mezquita de Cristal, el parque de Taman Tamadun Islam, caminar por su waterfront o conocer Chinatown.
  • Alojamiento en Kapas.

Islas Perhentian.

  • Para llegar a las Perhentian (Besar o Kecil) debemos llegar a Kuala Besut. Hay más compañías que en Kapas por lo que los horarios son más flexibles.
  • Para llegar a Kuala Besut, podremos hacerlo en bus (10,80 MYR y con pocas frecuencias), en taxi (alrededor de 100-120 MYR) o autostop.
    • Nosotros cogimos el bus de las 11. Duración del trayecto: 2 horas y media.
  • Alojamiento en Perhentian.
    • Nos alojamos 3 noches en un chalet con AC, a pie de playa, del Mama´s Chalet. Sencillo, pero práctico y con terraza individual. Volveríamos.
Nuestro chalet en Perhentian

Nuestro chalet en Perhentian