Category

Europa

Portada Auroras en Lofoten
Europa

Auroras boreales en las islas Lofoten. Magia en el cielo de Noruega

Soñaba con volver a ver auroras boreales. El espectáculo de la naturaleza más bonito que se puede ver, por su carácter imprevisible, desconocido y diferente cada día. Son luces que encienden el cielo, lo colorean, lo iluminan. Te hipnotiza ese movimiento que parece empujado por una leve corriente de aire desde el cielo. Y el momento pasa a ser magnífico cuando todo se ilumina, cuando las auroras boreales te rodean y te sientes el ser más pequeño y afortunado del mundo por contemplarlo.

Y para buscar auroras boreales decidí regresar a las Islas Lofoten, por encima del Círculo Polar Ártico, al mismo lugar que me lo negó el año anterior en fechas similares. Sin embargo, para hacer la experiencia diferente pensé en ofrecer el viaje a un grupo reducido de personas y convertirme en guía de viajes para 5 días en las Lofoten. Lo titulé: “En busca de Auroras boreales desde Málaga” y, seguramente, no pudo ser más acertado. Esta es su historia.

Luces del norte en Lofoten

Luces del norte iluminan la noche Ártica

Aterrizamos en Evenes bajo un cielo despejado que nos permitió contemplar la belleza del paisaje desde el avión. Muy diferente al cielo nublado y la intensa nevada que nos recibió el año anterior. El pronóstico para los siguientes 4 días era magnífico, cielos despejados y sin lluvia, pero la especial localización de las Lofoten y mi experiencia del año pasado me hacía ser bastante escéptico acerca de la fiabilidad en la previsión.

Nuestro destino y campo base era la pequeña localidad de Ramberg, al sur de la islas y muy cerca del fin de las mismas.

Un viaje de 4 horas en coche, que decidimos hacer con calma, parando en sitios claves y aprovechando todas las horas de luz posibles. Tras una parada en Svolvaer, la capital, nos tocaba afrontar la parte final del recorrido. En ese momento comprobé el pronóstico de las auroras boreales, el clima y saqué mi conclusión: esa noche podríamos ver las luces del norte en el cielo. Lo transmití al grupo, pero indicando la dificultad del acierto en el pronóstico. Se daban todas las circunstancias (cielo despejado, intensidad de tormenta solar y poca contaminación lumínica), pero ahora las 3 variables tendrían que conjugarse al mismo tiempo, en el lugar indicado.

Retomamos la carretera principal, la E10, y a los pocos kilómetros, algo sucedió, casualmente a la altura de nuestra casa del año pasado. El cielo se iluminó. Allí estaban las auroras boreales asomando entre montañas. Conducir bajo el influjo de las Auroras es una sensación indescriptible, más aún con la necesidad de parar a verlas. Lo hicimos, en el arcén, de forma algo imprudente, pero era el momento y no sabíamos si se volvería a repetir.

El objetivo del viaje se había cumplido. Nos pillaron de improviso, por lo que no hubo tiempo para fotos y sí para pasar frío y no asimilar lo que había pasado. Fueron tenues, pero iluminaron el fondo de la escena. Me sentí feliz, pero quería más, querían más.

Eran 6 personas que buscaban una de las mejores experiencia de su vida y tenía “la obligación” de ofrecer lo mejor de mí para dárselo.

Todavía con la emoción del momento, nos instalamos, cenamos y, tras comprobar el pronóstico, aunque había una pequeña opción, decidí que era buena idea salir a buscar más auroras boreales. Tras una hora, ligeros atisbos en el cielo, pero algo de nubosidad y la poca intensidad solar nos hizo regresar a casa para afrontar un espléndido y soleado segundo día en las Lofoten.

Auroras en Lofoten

Formas imposibles en el cielo

Llegaba la segunda noche y el pronóstico era mejor que el día anterior. Una intensidad solar mayor (KP2) y cielos más despejados, por lo que sólo había que encontrar el sitio adecuado, administrar la dosis de paciencia y confiar en la madre naturaleza.  Nos dirigimos al puente de Fredvang, a escasos 15 minutos, que nos permitía tener una visión clara en un entorno más o menos apartado de la contaminación lumínica.

La primera aurora en las Lofoten

La primera aurora en las Lofoten

Tras 45 minutos de espera, las auroras boreales aparecieron en el cielo, aunque con una intensidad ligera, parecidas a las de la noche anterior, pero con otros colores. Disfrutamos, pero, honestamente, todos esperábamos más. Surcaron e iluminaron el cielo en varias direcciones, apareciendo y desapareciendo, pero sin ser constantes. Hacía frío, rozábamos los -15º de sensación térmica y era difícil esperar en esas condiciones. Sí, eran auroras polares, pero queríamos más. Así que tras 2 horas decidimos regresar a casa…

Cielo estrellado y auroras en Lofoten

Cielo estrellado y auroras en Lofoten

Apenas eran 15 minutos de trayecto, pero a 750 metros de casa algo volvió a iluminar el cielo. Se apreciaba incluso desde las ventanillas. Las farolas y luces artificiales del puerto, justo al  inicio del pueblo, no importaron demasiado. Había que parar a ver aquello que iluminaba el cielo con una intensidad que no habíamos visto antes.

Eran de nuevo auroras boreales que esta vez “encendieron” y barrieron el cielo de lado a lado, comenzando lo que llamo el “baile de Aurora”. Luces que se mueven a una velocidad increíble y que dibujan las más bonitas escenas en el cielo.

Es algo que te deja impresionado y que volvió a situarme en un trance de minutos. Los pelos de punta te ayudan a comprender lo que tu mente no es capaz de procesar. Un momento único. Ahora sí, todos sintieron que habían visto auroras boreales en las Lofoten. Aún así deseamos volver a verlas al día siguiente y, como si estuviéramos tocados por algún tipo de privilegio, nuestros deseos se cumplieron.

Auroras en la entrada de Ramberg - Lofoten

Auroras en la entrada de Ramberg – Lofoten

Las auroras bailando en Ramberg

Las auroras bailando en Ramberg

Era el fin de la tercera jornada y regresábamos a casa bien entrada la noche. La sinuosa carretera que conducía hasta Ramberg estaba bastante oscura, por lo que rápidamente pudimos ver de nuevo como un resplandor aparecía entre montañas. Las Auroras boreales nos marcaban el camino, así que decidimos seguirlas unos kilómetros hasta que su intensidad y majestuosidad nos hizo detenernos.

Colores y movimientos de las Auroras en Lofoten

Colores y movimientos de las Auroras en Lofoten

El cielo de Ramberg se ilumina con las Auroras

El cielo de Ramberg se ilumina con las Auroras

Esta vez la intensidad era mayor y no iluminaba todo el cielo, sino que nos abrazaba como una media circunferencia. 180 grados visuales de Auroras boreales. Fue un momento espléndido ver cómo aparecían por las montañas o iluminaban la población más cercana. Quizás fueron las Auroras más bonitas que he visto nunca. Su forma y su elegante movimiento te dejaban hipnotizado.

Una de las auroras apareció como un rayo de luz entre las montañas. Un foco de luminosidad como jamás había visto.

La luz que iluminó Lofoten

La luz que iluminó Lofoten

Lo espectacular del momento no fue sólo que las viéramos con absoluta claridad y tranquilidad, si no que cuando decidimos regresar a casa, nos acompañaron a tal nivel que tras aparcar y con toda la luminosidad del pueblo, seguían iluminando. Como me pasó en Islandia, las Auroras vinieron directamente a casa. Qué especial fueron esos minutos.

Auroras boreales a la puerta de casa

Auroras boreales a la puerta de casa

Para poner el broche, tras la cena, volvimos a salir a buscar más magia y tuvimos suerte a los pocos minutos de llegar. De nuevo, dibujaron bellas escenas en el cielo y nos volvieron a deleitar con su baile, con su velocidad, con su contoneo y con varios destellos en forma de ráfaga, que me hicieron ser feliz. Ahí sí que sentí que el viaje había concluido, que había cumplido el objetivo, conmigo mismo y con el grupo.

Auroras iluminando las montañas de LofotenAuroras iluminando las montañas de Lofoten

Auroras iluminando las montañas de Lofoten

El último día, de nuevo, vimos Auroras, pero fueron más suaves, incluso la nubosidad se apoderó del cielo y apenas se contemplaban con claridad. Hicimos un último intento pasada la medianoche para ir a unos de los mejores lugares de la isla para verlas, la playa de Haukland, pero la suerte no acompañó y las nubes nos invitaron a regresar a casa. El espectáculo de las Auroras llegó a su fin.

Y con todavía el recuerdo de esos momentos, con la visión de las Auroras surcando el cielo de las Lofoten, esta historia llega a su fin. El año que viene regresaré para un nuevo intento. El destino todavía está por decidir, pero que volveré a buscar las luces del norte por el cielo lo podéis dar por seguro. Quién sabe quizás alguno de vosotros podría acompañarme…

Sigue leyendo
Posts relacionados
Postales invernales de las islas Lofoten, la joya escondida de Noruega
23 octubre, 2017
Tromso entre trineos de perros, cultura local y un fiordo encendido
7 mayo, 2016
La noche que contemplamos Auroras Boreales en Tromso
9 marzo, 2016
Portada de Lofoten
Europa

Postales invernales de las islas Lofoten, la joya escondida de Noruega

El paisaje invernal más bello que jamás he visto. Una postal continua de hielo, nieve y agua entre tonos azulados y blanquecinos. Parecía difícil superar las escenas de Tromso, pero en Lofoten todo parece sacado de un cuento, de un libro de recuerdos o uno de postales. Incluso cuando despiertas y miras por la ventana como una fuerte tormenta de nieve puede complicarte el día. Sin embargo, te relajas y te dedicas a observar los enormes copos de nieve inundar la terraza, cubrir por completo tu coche y convertir un precioso día en uno apasionante.

Sigue leyendo
Posts relacionados
Auroras boreales en las islas Lofoten. Magia en el cielo de Noruega
2 abril, 2018
Tromso entre trineos de perros, cultura local y un fiordo encendido
7 mayo, 2016
La noche que contemplamos Auroras Boreales en Tromso
9 marzo, 2016
Portada de Lugares de Memorias
España, Reflexiones y Pensamientos

Lugares de Memorias: un viaje por la historia de mi abuelo

“Tu abuelo estaría orgulloso de vosotros”, esa es la mejor frase que resumen 10 días de ruta por España. Un viaje de padre e hijo que nos ha llevado a conocer todos los lugares referenciados en el libro de Memorias de mi abuelo Ramón.

Un recorrido emocionante, intenso, apasionante, emotivo, donde hemos conseguido hacer el viaje nuestro, aunando lugares del libro, con pinceladas propias. 3000 kilómetros en coche de un viaje por y para la historia.

Sigue leyendo

Posts relacionados
Paseando en globo por Segovia
12 septiembre, 2016
7 viajes gastronómicos en Madrid
10 diciembre, 2013
El nacimiento del río Mundo: un espectáculo de la naturaleza
15 abril, 2013
Pointe du Hoc
Escapadas, Europa

Destino Normandía: un recorrido histórico por sus playas, museos y cementerios

Una fecha: 6 de Junio de 1944. Un territorio: Normandía, noroeste de Francia. Dos bandos: la Alemania Nazi de Hitler y los aliados, con EE.UU al frente y otros (Canadá, Reino Unido, etc.) como lugartenientes. Una decisión: liberar la Europa occidental del dominio alemán. Una cifra: 170.000 soldados cruzaron el canal de la Mancha de Inglaterra a Francia.

Todos esos datos unidos forman el llamado día D o desembarco de Normandía. Un día que cambió la historia moderna y supuso el primer paso hacia la descomposición del imperio alemán que tenía dominada, aterrorizada y sometida a más de media Europa, por no hablar de las millones de víctimas que dejaron a su paso. Afortunadamente, tras varias semanas de intenso combate, la liberación inicial de Francia se extendió por todos los territorios hasta suponer la completa derrota y feliz disolución de la Alemania Nazi. No olvidemos que hablamos de 1944, no de hace varios siglos.

Sigue leyendo

Posts relacionados
Caminando por la vida en Toulouse
12 noviembre, 2017
Historia de un idilio con el Mont Saint-Michel
15 diciembre, 2016
Verdades y mitos sobre las Catacumbas de París
19 junio, 2012

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies