Category

España

Gruta Iris en Monasterio de Piedra
Escapadas, España

Una maravilla de España: el Monasterio de Piedra

Enclavado en la localidad de Nuévalos (Zaragoza), a escasas 2 horas en coche desde Madrid se encuentra uno de los lugares más bellos, sorprendente y completos de España. Ese lugar es el Monasterio de Piedra y ha entrado directo en mi lista como una de las maravillas de España.

El Monasterio de Piedra es mucho más que su nombre, es un paraje natural único donde el clima, la historia, la naturaleza y el agua se conjugan a la perfección, sintiéndote en otra época durante tu visita. El conjunto engloba el hotel (en el interior del monasterio), el monasterio (claustro y museos) y el parque, para mí la verdadera joya de la corona.

Aprovechando una promoción de fin de semana, pudimos alojarnos en el interior del monasterio, experiencia que sin duda recomiendo. La habitación es muy amplia, con terraza y vistas directas al parque. Estuvimos 2 noches, pero hubiera estado días y nos quedó pendiente el SPA, que dejaremos para una próxima visita…

Los Vadillos en Monasterio de Piedra

Los Vadillos en Monasterio de Piedra

Tras un buen descanso, el sábado amanecimos muy pronto, ayudados por el sonido de pájaros y del agua que se escuchaba desde la habitación. El día era nublado, aunque pronto alternaría sol con nubes, incluso lluvia. Esta circunstancia lejos de ser un problema, favorecía la visita, ya que los parajes tendrían un color especial. Tomamos un completo desayuno (incluido en la promo) y, bien equipados de ropa y calzado, nos lanzamos a la aventura de ver el parque.

La visita por el parque te deja fascinado desde el principio, por la belleza del paraje mezclado con el agua. Las cascadas, grutas y lagos son auténticas obras de arte. Decir que cada metro estás lanzado fotos o parado contemplado el paisaje, es contar la realidad que vivimos allí. Volviendo a nuestra visita, lo que parecía un día nublado, se volvió lluvioso, incluso en plena Cascada Caprichosa apareció el granizo, pero fue puntual, sólo hizo aparición como anécdota.

Cascada Caprichosa

Cascada Caprichosa

Seguimos avanzando por el recorrido marcado por el río Piedra y la naturaleza seguía sorprendiéndonos. Otro lugar a destacar son Los Vadillos, donde se nota y, sobre todo, se escucha el agua. Un lugar para estar parado unos minutos. De ahí nos dirigimos a Los Fresnos donde hicimos nuestros “pinitos” como saltarines.

Saltando en Los Fresnos

Saltando en Los Fresnos

Tras 45 minutos caminando llega el momento estrella de la visita con la entrada a la Gruta Iris y la visión del Pie Cola de caballo, dos lugares que me dejaron impresionado. No hay que irse lejos de España para ver cosas así, realmente esa estampa está a la altura de muy pocos sitios naturales. El sonido del agua es intenso, la iluminación de la grieta tenue y la sensación hay que vivirla, aunque algunas imágenes os ayudarán a entenderlo.

Terminada la gruta aún queda más, mucho más. Pasaréis por las piscifactorías y el Lago del Espejo, otro lugar que también hará ralentizar vuestra visita. Los patos y el reflejo del lago se llevan las principales miradas, pero destaco el paraje y la tranquilidad que transmite el lugar.

Gruta Iris en Monasterio de Piedra

Gruta Iris en Monasterio de Piedra

Ahora llega el momento de subir un poco para llegar hasta la Cascada de los Chorreaderos para empezar a encarar la salida, no sin antes pasar por otras grutas y cascadas. En ese momento, el Sol comenzó a aparecer, pero sería fugaz, pronto volvió el viento y la lluvia lo que impidió en un primer momento que pudiéramos ver la exhibición de vuelos rapaces, que tuvo que ser suspendida.

Comimos por la zona en un sitio sin nada que destacar, correcto sin más, y nos dirigimos en coche hacia el mirador para contemplar todo el recinto, donde las vistas son realmente espectaculares. Además de en coche, se puede subir caminando, no dudéis en hacerlo, merece la pena.

Mirador Monasterio Piedra

Mirador Monasterio Piedra

Con el clima mejorado y a media tarde, sí se pudo hacer la exhibición de vuelos rapaces. Un espectáculo que merece la pena, por la cantidad de aves y por lo bien organizado que está. Interactuando con el público, explicando en detalle las aves y sus habilidades. Son 30 minutos muy amenos y divertidos. Si a mí me gusto, imagino que para los peques debe ser un disfrute absoluto.

Con la visita al parque concluida, llegaba el momento de la visita al monasterio y sus estancias. Una visita guiada, en grupo, que te lleva por su historia entrando en las salas, capillas, criptas y museos. Una historia que comienza en 1194 merece la pena ser conocida y visitada; merece mención especial el Museo del Vino D.O. Calatayud, por su presentación, visual y divertida.

Historia del Monasterio de Piedra

Historia del Monasterio de Piedra

Terminadas todas las visitas del día, llegaba el momento del descanso y disfrutamos de una cerveza Ambar muy fresquita en el bar del monasterio. Luego, tras 1 hora de charla distendida, llegó el momento de la cena que hicimos en el restaurante Reyes de Aragón, también en el interior del complejo. Cenamos estupendamente: pescado, carnes, revueltos, etc. tienen una amplia variedad y un precio ajustado al lugar donde estás, por unos 20-25€/persona podrás degustar una completa cena.

El día terminó con una copita en el bar, donde el cansancio por el largo día comenzó a aparecer. Había sido un largo, pero feliz día, donde saldamos una deuda con uno de los lugares que más me han gustado de España, el Monasterio de Piedra pasa a formar parte destacada de mis maravillas del país. Imprescindible para los residentes en España y muy recomendable a los turistas.

Monasterio de Piedra

Monasterio de Piedra

Y la mejor forma de terminar es con un vídeo en el lugar más especial del Monasterio de Piedra:

[youtube]pS_BzhppPPY[/youtube]

Sigue leyendo
Escapadas, España

El parque de las maravillas europeas: Parque Europa

Se suele decir que los sitios más cercanos son los lugares que menos conocemos, que más descuidamos o menos importancia le damos en la lista de sitios a visitar, pues bien, la historia debe cambiar y Parque Europa es uno de esos lugares para apuntar bien grande en la lista de los de obligada visita cuando visitemos/vivamos en Madrid, ya que está situado en Torrejón de Ardoz, a escasos 30 minutos de la capital.

El parque tiene muchas cosas a destacar, pero lo primero y más llamativo es que es gratuito, sí 0€, algo que a día de hoy parece casi impensable y cuando uno termina la visita se sigue preguntando cómo puede ser, una respuesta que no tenemos y seguimos haciéndonos, pero mientras que sea así, hay que aprovecharlo, porque no creo que sea así siempre… sus actuales horarios los podéis consultar aquí.

El acceso a Torrejón y a parque Europa lo realizamos en coche (coger la A2 hasta la salida 18 y luego seguir las señales), pero es posible ir fácilmente en transporte público. Aquí puedes consultar la información, sobre trenes, autobuses, etc. Si finalmente os decidís por el coche, tiene parking siendo el precio de 3€ para 6h y de 6€ para todo el día (ojo, que los parquímetros sólo aceptan monedas).

Sigue leyendo

Posts relacionados
El Cerro del Tío Pío: el mejor lugar para ver atardeceres en Madrid
18 noviembre, 2016
Street Xo: un delicioso viaje por Asia sin salir de Madrid
23 agosto, 2015
7 viajes gastronómicos en Madrid
10 diciembre, 2013
Escapadas, España

“Nosotros estuvimos allí”: Así vivimos la mágica victoria de F. Alonso en Valencia

No tenía pensado escribir una crónica sobre nuestro viaje de fin de semana a Valencia para ver la F1, pero las circunstancias no han ayudado… todo ha salido tan bien, que me he visto en la ‘obligación’ de contarlo, aunque sea de forma ‘express’, para compartir algunas de las sensaciones que sentimos.

 Decir que no cambiaría ni un solo segundo del fin de semana, puede ser otra bonita forma de decir que cuando las personas que forman un increíble grupo,  están todo@s en sintonía y con ganas de disfrutar, no hay nada ni nadie que permita que las cosas salgan mal; al contrario, se empiezan a alinear los astros, para que las cosas salgan bien, mejor dicho, a la perfección.

Sigue leyendo
Tren Elipsos
Escapadas, España, Europa

Reflexiones tras un largo y plácido Madrid-París-Madrid en tren con TGV-europe.com

Buscar una nueva experiencia. Para mí, una de las principales premisas de todo viajero. Por eso, cuando resulté afortunado durante el TBMGredos del premio del billete de tren I/V a París, mi primer pensamiento fue: “otra experiencia a la mochila”. Otras dos sensaciones llegaron rápidas a mi mente: diferente y especial. Sólo me quedaba decidir con quién iría… pero eso fue el menor de los problemas, era lo más fácil.

El premio lo he disfrutado gracias a la web TGV-Europe.com (*), que se pusieron en contacto conmigo ese mismo lunes y me pusieron todo tipo de facilidades para organizar mi viaje. Ése que parecía muy largo por el número de horas a pasar en el tren Elipsos, pero que se convierte en una aventura rápida y amena. No tiene cabida el aburrimiento, no te da tiempo…

Gracias a la cantidad de opciones disponibles en la web, pudimos elegir lo que más se amoldaba a nosotros y finalmente tuvimos la oportunidad de elegir cabina de 2 preferente (con desayuno incluido) para la ida y cabina gran clase para 2 (incluye wc-ducha en cabina, cena a la carta, desayuno y llave de la cabina) para la vuelta. Las opciones del Elipsos son muchas y variadas: compartimento de 4, compartimento de 2 (preferente), gran clase e incluso butaca superreclinable.

Tren Elipsos

Tren Elipsos

Reflexiones en el tren

Mi primera reflexión tras este viaje es sobre el uso del tren. Deberíamos usarlo más (ampliando su rango de uso) y no sólo considerarlo para trayectos cercanos o  nacionales. Viajar por Europa está al alcance del tren y es una excelente solución para aquellos viajeros que no les gusta el avión (por miedo, inseguridad, horarios, etc.); el coche (me incluyo aquí), les parece un medio lento, más propio de un ‘slow travel’, que te permite parar donde/cuando quieras y el autobús, les parece demasiado incómodo y dependiente.

Quizás el tren sea algo descartado por la mayoría de viajeros entre 20-35 años y más valorada desde los 40 (esto se apreciaba en los pasajeros del Elipsos), pero puede ser el desconocimiento lo que nos impida valorarlo en su justa medida. Y el problema que solía ser, principalmente, el precio, está empezando a solucionarse, con grandes descuentos para viajes planificados y en grupo. La gran deuda pendiente es dar una solución a los viajeros individuales (sin duda, los grandes penalizados), pero todo llegará…

Además, cuántas veces hemos viajados horas y horas en tren cuando estamos en otros países (para ahorrarnos una noche de hotel) y desde aquí nos parece imposible, se podrían poner miles de ejemplos. Personalmente, nunca olvidaré un Nápoles-Florencia en compartimento de 6…

En cuanto a los destinos, el abanico es muy amplio… por ejemplo, TGV-europe.com no sólo ofrece la posibilidad de viajar a Francia, incluyendo etapas regionales tan ineludibles como París, Rennes, Bruselas, Estrasburgo, Lion, Aviñón, Marsella o Niza, y también rutas como Irún, Hendaya, Biarritz, Perpiñán o visitar los Castillos de Loira o el parque temático Disney, además de los clásicos destinos como París, Londres, Bruselas, Ámsterdam y Milán.

La segunda reflexión viene por todo lo bueno que supone viajar en tren. En este punto hablaré de nuestra experiencia personal en el ‘Elipsos’ que nos llevó de Barcelona (hicimos MAD-BCN en AVE) a París el 18 de Mayo y nos llevó de vuelta desde París a Madrid el 20 de Mayo.

Trayecto Madrid-BCN-Paris

Trayecto Madrid-BCN-Paris

Grandes ventajas

Libertad. Para mí, el punto estrella. Poder sentirte libre, levantarte de tu asiento en cualquier momento, hacer lo que quieras, que no te vendan nada, poder hablar por el móvil, usar tu portátil/ipad en cualquier momento (incluso enchufado a la red eléctrica), beber/comer lo que quieras (cuándo y dónde quieras), poder caminar, conocer gente, ir al baño en cualquier momento o simplemente disfrutar del paisaje, etc. Esas sensaciones que pierdes en el avión y que un coche/autobús te limita enormemente.

Puntualidad y tiempo de espera. Otro de los puntos claves. Se puede embarcar desde 45 minutos hasta 3 minutos antes de la salida. Te da libertad, te evita colas y sabes (con un alto %) que saldrás y llegarás a tu hora.

Control de acceso. La seguridad no se ve comprometida por no pasar un escáner corporal (lo pasan las maletas), se puede ser eficaz de otras formas y sentirte seguro, lo que supone una comodidad para todos los viajeros.

Ubicación de las estaciones. En nuestro caso Atocha y Chamartín en Madrid y Austerlitz en París. Todas estas estaciones están ubicadas en el corazón de la ciudad, pudiendo ir caminando o en transporte público al centro en menos de 15 minutos.

En concreto, en París estábamos a escasos 20 minutos caminando de Notre-Dame… todo un lujo. Y el domingo una hora antes de salir estábamos en la Torre Eiffel… impensable saliendo de un aeropuerto.

Experiencia personal

Tras un plácido viaje en AVE de Madrid (Atocha) a Barcelona (Sants), debíamos cambiar a la estación de França, de donde salía nuestro tren Elipsos que nos llevaría a París Austerlitz. Lo que parecía algo “pelín complicado”, se convirtió en algo muy sencillo: tras bajar del tren, se busca la señal de ‘Rodalies’ y en las pantallas la línea “R2SUD”, pasáis el torno (o si vais en AVE como nosotros, enseñáis el billete, ya que está incluido los cercanías) y accedéis a la vía 13 ó 14, donde tras 15 minutos llegaréis a la Estación de França (Francia).

Llegamos una hora antes de la salida del Elipsos y tras 10 minutos paseando por la antigua estación, a las 20:00 pudimos embarcar en nuestro tren que 12 horas después nos llevaría a París.

Pasamos el control de acceso sin problemas y buscamos nuestra cabina. Al llegar, la primera sorpresa, teníamos baño y ducha en nuestra cabina, aunque nuestro billete no lo indicaba… tras unos minutos de incertidumbre, nos indicaron que como promoción especial nos habían asignado una cabina de gran clase (la misma que tendríamos a la vuelta).

Respecto a la cabina de Gran Clase no podemos decir que son amplias, porque faltaríamos a la verdad, pero sí que son lo suficientemente cómodas para hacer muy agradable tu viaje. Y el baño muy completo, con una ducha grande (y agua caliente a buena presión), un wc muy decente, más un completo neceser que te regalan (donde no falta ni un detalle), todo ello complementando con toallas, agua, chocolatina, etc.

Interior del Elipsos

Interior del Elipsos

Como no teníamos la cena incluida, decidimos ver una película en el portátil y cenar lo que habíamos traído (clásicos: bocata y patatas). Era como estar en casa, pero circulando por España y Francia. En pijama, con tus zapatillas y muy cómodo.

A las 22:30 el interventor nos propuso convertir nuestra cabina en habitación de hotel, es decir, convertir los dos asientos en 2 estupendas (y muy cómodas) camas en estilo litera, pero independientes. A las 0:00 decidimos echar el cierre al día y comenzar a dormir… os digo que cómodas eran, porque me desperté a las 7:00 para ducharme y desayunar.

Llegaba el momento desayuno (incluido en nuestro billete). Nos desplazamos hacia el restaurante y allí nos sentaron junto a otra pareja, ya que por motivos de espacio en el vagón sólo hay 5 mesas de 2 y 5 mesas de 4, capacidad total: 30 personas. Tras unos minutos de espera, comenzaron a llegar las viandas y el desayuno fue de lo más completo. Estuvo compuesto de: croissant, tostada, uvas, yogur griego, tortilla francesa, jamón serrano, zumo naranja y café/té. En resumen: muy completo y sabroso.

Tras 2 días en París… tocaba volver y en el Elipsos de vuelta sí que teníamos incluida la cena y fue donde vimos que el único pero que le podemos poner al tren es el servicio que atendía las mesas… quizás tuvieron un mal día, pero no debería Renfe descuidar este aspecto, porque desluce otros detalles muy buenos. Elegimos el primer turno de cena, las 20:00, y las 30 personas del comedor estuvimos sin ser atendidos unos 10 minutos, luego se nos tomó nota y la bebida llegó tras otros 10 minutos: 30 minutos para beber algo! Luego la cena fue muy completa, donde tomamos arroz negro y ensalada de primeros y lomo con puré y lubina de segundo, más postre y licor. Todo ello incluido en el precio de la cabina Gran Clase.

Comida del Elipsos

Comida del Elipsos

Conclusiones

Un viaje diferente, recomendable, sobre todo a personas que quieran evitar coche, bus y avión, pudiendo disfrutar de una forma económica (sí, económica) de una noche de hotel en un tren, añadiéndole todas los extras que os podáis permitir… pero daros prisa, puede que no quede mucho.

(*) www.TGV-europe.com pertenece a la empresa Voyages-sncf.com, filial de la Société Nationale des Chemins de Fer Français (SNCF), homóloga francesa de la RENFE. Creada en 2000, Voyages-sncf.com es hoy en día el líder del comercio electrónico en Francia con más de 2400 millones de euros de volumen de negocio en 2009 y más de 10 millones de visitantes únicos al mes.

Sigue leyendo
Posts relacionados
El Cerro del Tío Pío: el mejor lugar para ver atardeceres en Madrid
18 noviembre, 2016
Street Xo: un delicioso viaje por Asia sin salir de Madrid
23 agosto, 2015
7 viajes gastronómicos en Madrid
10 diciembre, 2013

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies