El templo de Kiyomizu o del agua pura está ubicado en las montañas de Higashiyama al este de Kioto y es patrimonio de la humanidad desde 1994.

Consulta todos los detalles de la visita de 21W al Templo de Kiyomizudera.

Para hacer más interesante la visita al templo, que se ubica en lo alto de la colina, debemos subir por Kiyomizu-zaka. Al final del mismo, encontramos la recompensa una amplia perspectiva del templo de Kiyomizu. La composición sucesiva y aterrazada de los elementos, acompañados de graderías y plataformas que le confieren un carácter soberbio e imponente.

Kiyomizu-dera Winter

Horario y Entradas

  • Horario: 6:00 a 18:00.
  • Cierre: Abierto todos los días.
  • Entrada: 300 yenes.

* Iluminación especial en primavera y otoño (mediados de marzo a mediados de Abril & mediados de Noviembre a principios de diciembre).

  • Horario: 18:30 a 21:30.
  • Entrada: 400 yenes.
  • Parada bus: Kiyomizu-michi.

La maravilla de Kiyomizu-dera

De un primer vistazo, al viajar al templo de Kiyomizu te encontrarás con el famoso salón principal de ésta magnífica construcción, este salón principal es famoso por los materiales con los que se ha hecho (madera de ciprés), por la disposición del espacio y por los cientos de soportes que hay en el lugar. Este templo está construido al lado de la colina, disponiéndolo de tal modo que desde él se puede apreciar toda la ciudad de Kioto, ofreciendo un magnífico paisaje.

El complejo de Kiyomizu dera está compuesto por una veintena de edificios, en 21W hablaremos de los más relevantes. Los diferentes edificios forman un complejo donde hay varios recintos sagrados. El más notable es quizás el santuario Jishu (Jishu-jinja), dedicado a Okuninushino-Mikoto, un dios del amor y los “buenos matrimonios”. Este santuario posee dos “piedras del amor”, situadas a 18 metros la una de la otra, distancia que los visitantes solitarios intentan sortear con los ojos cerrados. El éxito en alcanzar la piedra del otro lado, con los ojos cerrados, es entendido como el presagio de que el peregrino encontrará el amor. Uno puede ser asistido por alguien en ese tramo, pero eso se entiende como que la persona necesitará de un intermediario para encontrarlo.

Nio-mon_Kiyomizu

Nio-mon

Ubicado sobre un atrio, la Puerta de los dos Reyes consiste en un bloque de dos pisos con el techo de corteza de ciprés, construído en 1478. A ambos lados se encuentran sendos reyes y dos leones koma-inu, para proteger al templo de los malos espíritus.

Saimon_Kiyomizu

Sai-mon

Tras ascender otro grupo de escalinatas se encuentra la llamada Puerta del este, otro bloque de dos pisos pintados de vermellón y blanco que simbolizan la referencia a sus raíces budistas chinas, cubierto por un techo de ciprés sostenido por ocho columnas. Fue construído en 1607 en el elaborado estilo del período Momoyama.

Shoro

Torre de la campana. Se encuentra a la izquierda del Sai-mon, y aunque fue construído en 1596, la campana fue fundida en 1478.

Sanju no to

Es una pagoda de 3 pisos ubicada al este de Sai-mon. Es la pagoda de 3 pisos más alta del Japón. A lo lejos, domina la vista con su graciosa esbeltez; de cerca, llama la atención por la fina delicadeza de sus detalles y decorado.

Sanjunoto_Kiyomizu

Detrás de la pagoda, siguen una serie de edificios menores, generalmente no abiertos al público, como el Kyodo una biblioteca Sutra que atesora textos budistas sagrados, el Kaisan-do (salón del Fundador) y contiene figuras multicolores y el Todoroki-mon o puerta central, con características similares a las puertas ya mencionadas. Un aporte japonés a los templos importados de China es la inclusión de una fuente como elemento purificador del visitante, y en el caso de Kiyomizu dera toma la forma de un dragón arrojando agua por la boca.

Asakura-do

Un salón donado por Asakura Sadakaga en 1633, que contiene una estatua del Kannon de 11 caras y una piedra que representa las pisadas de Buda. El edificio se encuentra elevado sobre una base de piedra y rodeado por una baranda.

Hon-do

El edificio principal y más representativo de Kiyomizu-dera destaca por su enorme baranda, sostenida por cientos de pilares, que sobresale de la colina y ofrece impresionantes vistas de la ciudad.

Es una estructura de 58 m x 27 m, sobresaliendo sobre una quebrada y soportado por 139 columnas de madera, que llegan a medir hasta 15 metros de alto. Lo interesante es que estos pilotes se ubican sobre bases de piedra, es decir sin cimentación propiamente dicha. Las columnas soportan un amplia terraza que funcionaba como proscenio para danzas, y a ambos lados se encuentran galerías techadas donde se solían ubicar las orquestas de monjes.Hon-do_Kiyomizu

Existe una expresión popular, que dice: “saltar de la plataforma de Kiyomizu” ((「清水の舞台から飛び降りる」), que se remonta a una tradición del Período Edo, que supone que, si uno sobrevive al saltar desde esa plataforma, le será concedido un deseo. Sobrevivir parece posible: la exuberante vegetación bajo la plataforma podría amortiguar la caída de un peregrino afortunado, aunque esta práctica está prohibida en la actualidad. 234 saltos se recuerdan en el período Edo, y de ésos, 85’4% sobrevivieron. La caída tiene, en efecto, sólo 13 metros, lo cual resulta impresionante para una construcción de madera.

En el interior del Hondo tiene dos santuarios. Uno externo o gejin, de piso de madera simple ornamento y que goza de una visual excepcional, y otro interno o naijin, de piso de piedra y prolífico en decoración interior. El techo del salón es una enorme cobertura que llega a los 16 m. y sobresale sobre la terraza. Diferentemente a otros templos japoneses cuyos techos se hallan recubiertos de tejas, en el Hon-do el techo es cubierto con tablillas de ciprés. Es flanqueado por coberturas menores a los costados y una que sobresale en la cara este, llamados mokoshi.

Continúa una serie de edificios menores, emplazado en L frente a la quebrada, entre los que destaca el Okuno-in, el lugar donde se construyera la primera ermita y, gracias a que también tiene una terraza, goza de una ubicación privilegiada para espectar el Hon-do y el sur de la ciudad de Kioto.

Otowa no taki

Otowa_Kiyomizu

Debajo de la sala principal se encuentra la cascada Otowa-no-taki, que dio nombre y origen al templo, donde tres canales de agua caen en un estanque. Los visitantes del templo cogen el agua de la cascada, de la que se piensa que tiene propiedades terapéuticas, en copas de metal o de plástico. Se dice que beber esta agua supone tener salud, longevidad y éxito en los estudios.

Koyasu-no-to

Es otra pagoda que se encuentra al sur del complejo, y que puede divisarse desde Hon-do, emergiendo de entre los árboles.

[21W] Aunque parece evidente que visitar un templo siempre tiene un misticismo especial, parece que Kiyomizu ofrece algo más, siendo un símbolo de serenidad que ofrece al viajero la experiencia de haber estado en un lugar único en un paraje espectacular. Pronto estaremos allí…

*** Agradecimiento especial a este blog, por ofrecer una información espectacular a nivel arquitectónico sobre el templo ***