Asia

Lágrimas al amanecer contemplando el Monte Bromo

Los lugares se recuerdan por momentos, por detalles, por la compañía, por la dificultad de su acceso, por las condiciones, por lo que significan para ti o para los que viajan contigo. Ver un amanecer con el monte Bromo como telón de fondo puedo decir que ha sido uno de los momentos más felices de mi vida. No sólo por la belleza de la escena, que lo era, sino porque sentí que era el mejor cierre posible a un viaje increíble de 4 meses por Asia.

El amanecer fue tan bello que no me hubiera perdonado nunca haberlo contemplando en solitario. Fue un momento para compartir y, afortunadamente, pude hacerlo con la mejor persona posible. Ahora siento que fue como un último regalo para ambos.

Sigue leyendo