Portada Vietnam

Tras unas breves pinceladas de aproximación a Vietnam, en esta ocasión os traigo mi recorrido por el país durante 3 semanas: de sur a norte, de Saigón al valle de Sapa.

Diferentes ciudades, la mayoría muy caóticas, diferentes ritmos, pero también encontramos lugares espirituales como las montañas de marmol, momentos de paz en Hoi An, la belleza de la bahía de Halong o la emoción de visitar el valle de Sapa. Un país para recorrer completo y no dejarse llevar por las primeras impresiones, porque quizás salgamos corriendo antes de tiempo…

Clásica escena en Hoi An

Clásica escena en Hoi An

Es buena idea dejar el norte, Halong y Sapa, para el final, porque así iremos de menos a más, ya que la otra joyita, Hoi An, está relativamente cerca de éstas. Si lo hacemos al contrario, de norte a sur, puede que vayamos perdiendo la ilusión por momentos…

Cabe destacar que sin vehículo propio, coche o moto, es muy complicado salirse de esta ruta, ya que el transporte público apenas llega a otros lugares, no hay demasiada información sobre qué encontrar y los vietnamitas tampoco ayudan para darlo a conocer. Es un itinerario prefijado para el turismo, la variación posible la encontramos añadiendo/quitando lugares según nuestro tiempo sobre esta ruta o decidiendo norte-sur o sur-norte.

Una opción de moda es la de comprar una moto en Hanoi o Saigón, recorrer el país y luego venderla en el otro extremo, intentando recuperar el precio. Me encontré varias personas haciendo esto, sobre todo franceses o belgas.

Saigón/Ho Chi Minh City.

Mi puerta de entrada al país y donde empecé a sentir el caos y el tráfico vietnamita.

Las cifras globales abruman: 37 millones de motos y 2 millones de coches para una población de 90 millones.

Interesante culturalmente con el palacio de la reunificación y el museo de (recuerdos) la guerra como ejes centrales. Cada uno contando la historia a su manera, de una forma parcial y victoriosa, aún así imprescindible y muy duro, sobre todo la parte del museo relacionada con el agente naranja, un gas tóxico que mató a miles de personas y del que, desafortunadamente, sus efectos siguen aún vigente en parte de la población.

Vietnam y Cuba unidas

Vietnam y Cuba unidas

Pasee por sus calles durante 3 días y me dejé perder por los laterales del río, alejándome bastante del centro, donde encontré el Saigón más auténtico y alejado de los focos.

Escenas de mercado en Saigón

Escenas de mercado en Saigón

No me gustó nada el circo nocturno de las calles turísticas, aprovechando el ridículo precio de las cervezas (10.000 VND, 0,33€ por 0.5l), aunque hay que vivirlo, sentado en esas mesas de juguete, al menos un día.

A pocos kilómetros de HCM y como visita muy recomendada se encuentran los túneles de Cuchi, otra visita histórica y cultural de mucho interés. Incluso puedes sentir verdaderos escalofríos y un agobiante calor al pasear por el interior de uno de ellos.

En el interior de un túnel en Cuchi

En el interior de un túnel en Cuchi

Da Lat.

La llamada ciudad de los enamorados en Vietnam, por su ubicación entre montañas, su agradable clima y su enorme lago. Me gustó por desconectar y por lo diferente que es de Saigón, pero no me dijo nada especial.

Aquí la principal actividad es vivir un día de aventura y adrenalina entre saltos de agua, montañas, haciendo rappel o escalada. Realicé la excursión con los del hostel y para mí gusto fue un desastre, éramos demasiados y no le vi la emoción al estar más tiempo esperando que haciendo las actividades.

Tras esto, paseo por la ciudad, vuelta al hostel en una habitación con 22 personas, 2 baños y un circo de gente bebiendo y formando alboroto hasta las mil… Fue el momento que dije no más y el detonante definitivo que me llevó a escribir “No me siento ni quiero ser mochilero“.

Esculturas budistas en la Montaña de Mármol

Esto necesité en Da Lat…

Na Trang.

Una ciudad que en su tiempo fue una importante base americana durante la guerra ahora es un trocito de Rusia en Vietnam. Decenas de letreros en cirílico se mezclan con algunos en el idioma local, del inglés ni rastro.

Es el destino de playa predilecto de los locales, el Benidorm de Vietnam, y desde hace poco de los rusos, que con su dinero han visto un lugar perfecto para encontrar mar, Sol y buenos precios. Por tanto, con tanto dinero circulando, los precios en la ciudad se han disparado.

Sólo pasé en la ciudad, afortunadamente, unas 6 horas camino de Hoi An, no hubiera ni querido estar más de ese tiempo.

Hoi An.

La belleza cultural y la tranquilidad del país. Una ciudad con encanto, por su calles peatonales, por su ribera del río junto al mercado, su interminable oferta gastronómica o su magia de noche, al quedar iluminada por cientos de farolillos de papel.

Hoi An de noche

Hoi An de noche

Ciudad de sastres, ropa y trajes a medida: todo lo que sueñes se puede hacer, todo lo que desees copiar también. Perfecta para desconectar del caos y seguir creyendo en Vietnam.

Museos, templos, coquetas callejuelas, en definitiva, una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Una buena, bonita y barata excursión de medio día desde Hoi An es ir a las montañas de marmol. Te lo ofrecerán organizado, pero es muy sencillo ir por cuenta propia en autobuses locales.

Panorámica de las montañas de marmol

Panorámica de las montañas de marmol

Hue.

La antigua capital imperial. Ciudad tratada de forma injusta en guías y blogs. Bien merece una parada y, aunque no es comparable a Hoi An, es otro estilo, su parte antigua tiene una interesante, larga y tranquila visita paseando entre sus muros.

Palacio en el interior de la muralla de Hue

Palacio en el interior de la muralla de Hue

Palacios, casas, murallas, pinturas, esculturas y mucha historia que aprender en su visita.

Hanoi.

La capital del país. Otra ciudad caótica, con algo menos de motos que Saigón, pero igualmente agobiante, sobre todo porque la parte más interesante (y turística) es el llamado old quarter, la parte antigua, donde en estrellas callejuelas conviven motos, bicis, vehículos, tuk-tuk y, a duras penas, las personas.

Una calle a las afueras de Hanoi

Una calle a las afueras de Hanoi

Tiene una parte más tranquila al salirse de la zona antigua y el transporte público funciona medianamente bien. La zona del lago es buena para pasear al atardecer y anochecer; interesantes los museos y templos, pero se deben elegir, ya que hay muchos.

La visita que más me gustó en Hanoi fue a la antigua prisión, ahora reconvertida en museo. Muy correcta la reconstrucción, la historia y el aprendizaje que te aporta.

Antigua prisión en Hanoi

Antigua prisión en Hanoi

Una actividad cultural imprescindible en Hanoi es el teatro de marionetas en el agua, una obra propia de Vietnam y que a bajo precio podréis disfrutar para conocer la historia del país en 16 sencillas representaciones. Hay funciones todo el día y las entradas se pueden comprar directamente en la taquilla unas horas antes.

Bahía de Halong.

La estrella y el punto más conocido e imprescindible del país. Es obligatorio incluirlo en vuestro itinerario, sea cuál sea vuestro presupuesto o días en Vietnam.

Se trata de una excursión de 1, 2 ó 3 días a uno los paisajes más bellos del planeta. Navegas entre formaciones kársticas, montañas que parecen surgir del mar ofreciendo un paisaje de fantasía. Luego tienes oportunidad de navegar en kayak, subir montañas, visitar islas o comprar perlas en granjas (sí, de perlas), eso irá en función del precio.

Panorámica de Halong Bay

Panorámica de Halong Bay

Como decía, opciones hay muchas (y precios también), lo que considero imprescindible es dormir una noche en el barco en mitad de la bahía de Halong. Hacerlo por cuenta propia es poco menos que una aventura imposible y desaconsejable, así que hay que recurrir a agencias y vista la obligación, decidí invertir bien mi dinero.

Mi elección fue “Indochina Travel Adventures“, serios y profesionales, y el crucero elegido el “Lemon Cruise” de 2 días y 1 noche. Todo salió de maravilla y fue uno de las mejores experiencias de todo mi viaje.

Sapa.

En el valle de Sapa pasé mis últimos días en Vietnam. El clima no me acompañó, apenas 3 grados con niebla y lluvia todos los días, pero fue parte del encanto del lugar.

Estuve en Marzo, que es temporada baja. Los vietnamitas recomiendan la visita en verano, cuando el clima acompaña, pero los precios suben y es temporada alta…

Panorámica del valle de Sapa

Panorámica del valle de Sapa

Puedes visitar las aldeas por tu cuenta, sin pagar ningún tour, tan sólo la entrada de acceso, pero los paseos son gratuitos, aunque tendrás mil ofrecimientos de las mujeres locales para que te acompañen a sus aldeas y te las enseñen, incluso podrás dormir o comer allí.

Debido al clima descarté dormir en las aldeas y pasee por mi cuenta un día y otro encontré el ofrecimiento de una lugareña, Mae, para acompañarla a su pueblo, así que me fui con ella y su peque entre barrizales y terrazas de arroz. Una experiencia inolvidable.

Caminando en Sapa con Mae

Caminando en Sapa con Mae

Transportes en Vietnam.

Mi objetivo era evitar el avión y usar buses y trenes para llegar a todos los lugares. No es sencillo y se necesita tiempo, pero lo he conseguido.

Para moverse en las ciudades, se pueden tomar motos, tuk-tuk, minibuses, buses, taxis, etc. En mi caso, he preferido ir a pie o en bus, evitando taxis o motos.

Bus en Vietnam

Bus en Vietnam

El resumen de transportes entre ciudades es el siguiente:

  • Entrada al país, Saigón, vía aérea desde Kuala Lumpur.
  • Saigón – Da Lat. Bus.
  • Da Lat – Na Trang. Bus.
  • Na Trang – Hoi An. Sleeping Bus (17 interminables horas en un bus-cama donde no entraba).
  • Hoi An – Hue. Sleeping Bus.
  • Hue – Hanoi. Tren nocturno (Soft sleeper). Trayecto cómodo y confortable, muy recomendable.
  • Hanoi – Sapa. Bus.
  • Salida del país dirección Laos. Sapa – Dien Bi Phu. Minibus de 7 horas.

No incluyo los precios porque éstos cambian casi “cada día”, además también va en vuestra habilidad de regateo.

Conclusiones.

Vietnam es un país que no te dejará indiferente, sea cual sea la ruta elegida y los destinos a visitar. Se puede hacer casi todo por cuenta propia, pero hay trayectos y excursiones (bahía de Halong) donde te será imposible (y nada recomendable) hacerlo por tu cuenta, además de que los precios se disparan.

Comerás de maravilla, con una amplia, variada y barata gastronomía. Te tratarán en general bien, pero cuanto más dinero tengas, mejor será el trato. En algunas ocasiones, sobre todo, en las estaciones de buses o trenes te sentirás con ganas de irte, pero tan solo tendrás que respirar bien hondo, tener clara tu ruta y comenzar a caminar. Los hostales tienen una calidad media y te encontrarás muchos viajeros por el camino, por lo que podrás viajar acompañado todas las veces que quieras.

Gastronomía en Vietnam

Gastronomía en Vietnam

En mi caso viajé más de una semana con Danny, un chico americano, que me acompañó desde Saigón hasta Hoi An.

Hasta aquí mis experiencias en Vietnam, con sus luces y sombras, ahora sólo queda que os animéis a vivir vuestra propia aventura, seguro que es apasionante y única.