Los inicios de Angkor

La historia de Angkor Wat se remonta al siglo II después de Cristo, época en la que se estableció el reino de Funan, de origen indio. Se establecieron en la zona comerciantes indios y durante cuatro siglos se vivió una época de prosperidad y tranquilidad.

El reino de Funan cayó en el año 600 frente al reino de Chenla, cesó el comercio con la India y el imperio de Indonesia llegó al poder. En el año 800 se estableció el reino de Kambuja, a cuyo frente estaba Jayavarman I, quien construyó varias ciudades cerca de Angkor Wat y fue responsable de muchos cambios sociales, ampliando su imperio hacia el norte y hacia el este.




El comienzo de su época dorada se inicia en año 802 dC, cuando el rey Jayavarman II (810-850 d.C.), fundador del Imperio Khmer, comenzó el culto a las deidades hindúes y sometiendo a las tribus circundantes, creando un único reino del que se declara Devaraja (Rey-Dios). Para reforzar la imagen de su ascendencia divina, empieza a construir grandes obras religiosas, iniciando una tradición que continuarán sus sucesores durante siglos, produciendo multitud de templos hasta el abandono de la zona, a mediados del siglo XV.

Templo de Angkor Wat
El primer templo de la zona fue el Preah Ko, de finales del siglo IX, edificado en honor al propio rey Jayavarman II. Poco después, por encargo del rey Indravarman I se erige uno de los complejos más grandes y representativos; el Bakong. Este templo estableció las características principales que definirían el estilo de la arquitectura de Angkor, y que permanecerían sin grandes cambios hasta la llegada de la religión budista.

Entre los años 889 y 915, el rey Yasovarman I establece la capital en la ciudad de Yashodarapura y junto a ella se edificará siglos más tarde Angkor Wat, el templo más importante de Angkor, erigido por Suryavarman II a principios del siglo XII y convertido en icono de la cultura Camboyana.

El periodo de mayor esplendor de Angkor se corresponde con el reinado de Jayavarman VII, quien amplió las fronteras del imperio y mandó construir los templos de Bayon, Ta Prohm y Preah Khan entre los años 1181 y 1220 d. C. ya bajo la religión budista.

El final del esplendor de Angkor

En 1177, Angkor fue saqueada por los Cham, un pueblo ubicado en el actual Vietnam y enemigo tradicional de los jemer. Pocos años después, con el advenimiento del rey Jayavarman VII se expulsó a los invasores y se ampliaron las fronteras del imperio. Este importante rey, cuyo reinado se extendió desde el 1181 hasta el 1220 d. C., abandonó el hinduismo y se convirtió al budismo de la rama Mahāyāna, estableciendo la nueva capital en el cercano Angkor Thom, con Bayon como nuevo templo.

A finales del siglo XIII, el rey Jayavarman VIII retornó a las creencias hinduistas, destruyendo parte del legado de Jayavarman VII y mejorando algunos templos hinduistas, incluido Angkor Wat.

El reinado de este monarca, Jayavarman VIII, marcaría el final de la época de esplendor de Angkor, que sufriría repetidas invasiones en los años siguientes: los mongoles de Kublai Kan por el norte, en el año 1283, y los siameses por el este en repetidas ocasiones, acosaron al imperio Jemer.

A Jayavarman VIII le sucedió Srindravarman en 1295: este nuevo rey, que en los años anteriores había sido ordenado monje budista en Sri Lanka, cambió nuevamente la religión del imperio hacia el budismo. Tras la finalización del reinado de Srindravarman, en 1327, Angkor entra en una etapa de recesión, que culminará en el abandono de la capital hacia la actual Phnom Pen en 1432.

No se conocen con certeza las razones por las que Angkor fue abandonada: una de las más probables fue la decadencia del Imperio jemer, principalmente a causa de las incursiones mongolas (1283) y siamesas (entre 1369 y 1431), que evidenciaron la excesiva cercanía de la capital respecto a los invasores, por lo que los gobernantes pudieron determinar la búsqueda de un sitio más seguro al sur del lago Tonlé Sap, en las zonas cercanas a las actuales ciudades de Nom Pen y Udong.

En cualquier caso, las verdaderas causas del abandono de Angkor siguen siendo un misterio, pero sí que se sabe que fue abandonada en el año 1432, y la nueva capital establecida en Lovek, cerca de la actual capital, Phnom Penh.

No obstante, Angkor fue nuevamente habitada en la segunda mitad del siglo XVI: en el año 1550, el rey Ang Chan (1516–1566) se trasladó a Angkor Thom, aunque mantuvo la capital en Lovek, y unos años después, en 1576, el rey Satha trasladó nuevamente la corte a Angkor.

Como consecuencia de ello se realizaron diversas tareas de restauración en Angkor Wat, de las que queda constancia en una inscripción del año 1577. Sin embargo, esta nueva ocupación de Angkor duró poco, pues en 1594 los siameses conquistaron el débil imperio camboyano, y Angkor fue abandonada definitivamente.

Tras su abandono a finales del siglo XVI, Angkor fue sepultada por la selva, con la única excepción del templo de Angkor Wat, que permaneció habitado por monjes budistas.

El redescubrimiento de Angkor

Todavía persiste la leyenda de que Angkor Wat cayó en el olvido hasta que fue redescubierto a finales del siglo XIX por el naturalista francés Henri Mouhot. Esta historia es un mito, pues Mouhot no fue el primer occidental en visitar el templo.

En realidad, éste nunca fue completamente abandonado, permaneciendo en la memoria colectiva del pueblo jemer e incluso trascendiendo las fronteras de su imperio. La primera visita documentada de un occidental a Angkor Wat acaeció en el año 1586, y fue realizada por el fraile capuchino portugués António da Madalena.

Tras esta visita, otros pioneros europeos, especialmente españoles y portugueses, continuaron visitando las ruinas, aunque sin obtener demasiada repercusión pública. También hay constancia de una carta de 1668 en la que un fraile francés de nombre Chevreul menciona el lugar. El templo también recibió visitas de oriente: el mapa más antiguo de Angkor Wat está fechado entre 1623 y 1636, y es obra de un peregrino japonés de nombre Kenryo Shimano.

Plano_Oriental_Angkor

En 1857, el misionero francés Charles Emile Bouillevaux fue el primero en dejar constancia moderna de la visita de un occidental a Angkor Wat, al publicar en su libro Viaje a Indochina 1848–1856, los Annam y Camboya, una breve reseña sobre la visita realizada al templo en el año 1850.

Pero no fue sino hasta unos años después, en 1860, cuando un compatriota suyo, el naturalista y explorador Henri Mouhot, consiguió por fin atraer la atención popular hacia Angkor. Tras un viaje financiado por la Royal Geographical Society y la Zoological Society of London, los dibujos y la apasionada descripción del templo registrados en los cuadernos de viaje de este naturalista fueron publicados póstumamente en París en 1868, con el nombre de “Voyage dans les royaumes de Siam, de Cambodge et de Laos” (Viaje a los reinos de Siam, Camboya y Laos). En sus observaciones, el francés exaltaba la belleza y magnificencia de Angkor Wat.

En el año 1863, entre la visita de Mouhot y la publicación de sus cuadernos de viaje, Camboya se convirtió en protectorado francés, y varios grupos de exploradores llegaron a Angkor: uno de los primeros fue el fotógrafo escocés John Thomson, quien trabajó también para la Royal Geographical Society, y que tras leer las crónicas de Mouhot decidió visitar Angkor.

En 1866 realizó una serie de cincuenta fotografías, especialmente de Angkor Wat, que se publicaron un año después. Estas fotos, junto con el Libro de Mouhot, lanzaron definitivamente a la fama el templo de Angkor Wat, mientras el número de viajeros y exploradores que arribaban en Angkor siguió en aumento.

En 1898 se fundó la École Française d’Extrême-Orient con el propósito de estudiar el patrimonio artístico de la Indochina bajo dominio francés. En 1907 Siam (actual Tailandia) cedió varios territorios a Camboya, entre los que se encuentra la zona de Angkor. Desde el año 1.908, el Conservatorio de Angkor es el responsable del mantenimiento de los templos, dependiente del Gobierno de Camboya.

El símbolo de Camboya

El 14 de diciembre de 1992 fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. En 1993, un año y a raíz de una conferencia intergubernamental en Tokio, se estableció un Comité de Coordinación Internacional para restaurar y preservar el patrimonio de Angkor, presidido por japoneses y franceses. Paralelamente, el gobierno camboyano creó la APSARA (Autoridad para la gestión y protección de Angkor y la región de Siem Reap) con el objetivo de obtener el estatus permanente de Patrimonio de la humanidad por parte de la UNESCO; un estatus que se consiguió en el año 1995.

Monjes budistas en Angkor

Angkor es el símbolo de una nación, el orgullo de un pueblo, que ha tenido escondido durante siglos en la selva una de las maravillas arquitectónicas más impresionantes del mundo. Conocer su historia es parte fundamental para conocer la cultura de un pueblo camboyano que guarda muchos más secretos, ya que han sido muchos años de olvido y sufrimiento.

Fuentes

Wikipedia

Angkor Wat en Wikipedia

Litos Online

Historia del Arte