Torre Eiffel de noche

La Torre Eiffel fue construida para la Exposición Universal de 1889, que se celebraría en conmemoración del centenario de la Revolución Francesa. Sirvió como presentación a la Exposición, la cual acogió a más de 236 millones de visitantes desde su inauguración. Su tamaño excepcional y su silueta inmediatamente reconocible hicieron de la torre un emblema de París.

El primer plano de la torre fue realizado en junio de 1884 y mejorado por Stephen Sauvestre, el arquitecto principal de los proyectos de la empresa, quien le aportó más estética. El 1 de mayo de 1886, el Ministro de Comercio e Industria, Édouard Lockroy, entusiasta partidario del proyecto, firmó un decreto que declaraba abierto «un apoyo para la Exposición Universal de 1889». El ingenierio francés Gustave Eiffel ganó este apoyo económico y un convenio el 8 de enero de 1887 que fijo las modalidades de construcción del edificio.



Cuando se autorizó la construcción de la torre, Gustave Eiffel debía emprender el proyecto con sus propios fondos y el gobierno de la ciudad le permitiría la explotación de la torre durante el término de 20 años, transcurridos los cuales la torre pasaría a formar parte del patrimonio de París. Construida en dos años, dos meses y cinco días (de 1887 a 1889) por 250 obreros, que unieron más de 18.000 piezas de hierro con 2 millones y medio de bulones, se inaugura oficialmente el 31 de marzo de 1889.

El 6 de mayo de 1889, la Exposición Universal abre sus puertas al público, que puede subir la Torre Eiffel a partir del 15 de mayo. Desde la primera semana, a pesar de que los ascensores no funcionan todavía, 28.922 personas suben a pie en lo alto del edificio. Finalmente, de los 32 millones de entradas reservadas para la exposición, alrededor de 2 millones de turistas que visitan la torre.

Una vez terminada la Exposición, la curiosidad decae rápidamente y con ella el número de visitantes. En 1899, sólo se registran 149.580 entradas. Con el fin de volver a lanzar la explotación comercial de su torre, Gustave Eiffel baja el precio de los boletos de entrada, pero eso no impacta a las ventas.

Habrá que esperar la Exposición universal de 1900, otra vez efectuada en París, para que vuelva a aumentar el número de curiosos. En esta ocasión, más de un millón de entradas son vendidas, lo que está muy por encima de las cifras de los diez años anteriores, pero muy por debajo de lo que se permitirían para el mantenimiento de la torre. En efecto, no sólo las entradas son dos veces menos numerosas que en 1889, sino que la disminución de ventas es más preocupante teniendo en cuenta el hecho de que los visitantes de la Exposición universal de 1900 eran más numerosos que en 1889.

La obra fue un éxito el primer año, pero los siguientes no fueron mejores, ni siquiera iguales al primero. La obra generó no pocas controversias, sobre todo entre los artistas de la época, que pensaban en la torre como en un “monstruo de hierro” en medio de la ciudad del romanticismo. La caída del número de entradas continúa desde 1901, de modo que el futuro de la torre no está asegurado después del 31 de diciembre de 1909, fin de la concesión estipulada.

El destino de la torre al cabo de 20 años parecía no ser otro que la destrucción.

Fue por eso que Eiffel hizo hincapié en las grandes ventajas científicas que una construcción de este tipo podía aportar e hizo instalar una estación meteorológica en la cima y, más adelante, una antena telegráfica, cuyos beneficios quedaron altamente comprobados a nivel militar. Así, Eiffel salvó su torre. A partir de 1921 se comenzaron a emitir programas radiales y con el tiempo llegó la televisión.

Sus 300 metros de altura le permitieron llevar el título de «la estructura más alta del mundo» hasta la construcción en 1930 del Edificio Chrysler, en Nueva York. Esto atrae también a algunas personalidades conocidas y a amigos de Gustave Eiffel, como su colega estadounidense Thomas Edison.

En 1944, la torre logra sobrevivir a un incendio provocado por las autoridades alemanas durante la ocupación alemana de Francia y es utilizada para comunicarse con las tropas, primero por la Wehrmacht, luego por los Aliados durante la Liberación de París.

Sufriendo una corrosión muy frecuente, la Torre Eiffel no conocerá verdaderamente un éxito masivo y constante hasta los años sesenta, con el desarrollo del turismo internacional. A partir de 1960, el turismo internacional en masa comienza a crecer, lo cual tiene consecuencias directas sobre el número de visitantes a la torre, que se levanta abruptamente hasta alcanzar los 6 millones de visitantes por año (límite rebasado hasta 1998), lo que exige una renovación de la torre.

Extendiéndose hasta 1985, la obra se se remodela centrándose en tres características principales:

  • El aligeramiento de la estructura del edificio
  • La reconstrucción total de los ascensores y las escaleras
  • La creación de medios de seguridad adaptados al popular éxito de la torre

De este modo, la torre Eiffel será aliviada de 1.340 toneladas superfluas, se repintará y tratará contra la corrosión, los ascensores de la tercera plataforma serán sustituidos, se inaugurará el restaurante gourmet Le Jules Verne y se instalará un dispositivo de iluminación compuesto por 352 proyectores de sodio.

Desde los años 1970, la Torre Eiffel obtuvo más popularidad y se ganó un lugar en el espíritu colectivo mundial, además de convertirse en uno de los símbolos más conocidos de Francia.

La torre Eiffel de nuestro días

En 2002, el límite de 200 millones de billetes es rebasado y en 2004, se convierte en el 5º monumento más visitado de Francia.

De todos los monumentos de París, se puede decir que la Torre Eiffel es uno de los pocos que lejos de mantenerse inmutable al paso del tiempo evoluciona y se innova, sea con  cambios en el color de la pintura, sea con efectos de iluminación. Cuando fue abierta al público en mayo de 1889 la visitaron hasta el fin del año unos 2 millones de personas; en la actualidad recibe más de 7 millones de visitantes anuales. Desde su inauguración y hasta fines del 2005 se llevan contabilizados más de 220 millones de visitantes.