Acceso a la plataforma del salto Bosetti

Hay lugares que ni cientos de fotos y vídeos le podrán hacer justicia, de esos sitios que deben ser visitados por uno mismo, para que tu ojo capte toda la escena, para que oigas todos los sonidos del entorno y para que sientas lo que es la naturaleza en estado puro. Para que no te lo cuenten, para que lo vivas. 

Así son las Cataratas de Iguazú, un espetáculo visual y sonoro para contemplar en persona y nombradas, de forma muy merecida, una de las 7 maravillas del mundo en la naturaleza.

Postal desde Iguazú

Postal desde Iguazú

Formadas por el río Iguazú, están localizadas en la frontera entre Brasil (estado de Paraná) y Argentina (provincia de Misiones). Las cataratas son las que dividen el río Iguazú en sus dos secciones: la superior y la inferior. Su nombre proviene de la lengua guaraní o tupi y significa “Gran agua” y su descubrimiento oficial se lo debemos a un explorador español, Álvaro Nuñez Cabeza de Vaca, que dio cuenta de su belleza allá por 1541.

Saltos de agua en Iguazú desde Brasil

Saltos de agua en Iguazú desde Brasil

Su situación de frontera entre dos países, al igual que sucede con las cataratas del Niágara entre EE.UU y Canadá, es una de las mejores cosas que tiene Iguazú, ya que pueden ser visitadas desde Brasil y Argentina, con diferentes vistas y recorridos, y dada su cercanía se puede hacer en días consecutivos.

La altura de Iguazú varía entre los 60 y los 82 metros, siendo las Cataratas de Iguazú más altas que las del Niágara y hasta dos veces más anchas.

La visita se realiza desde el interior de dos parques nacionales, uno en cada país, pero que curiosamente comparten nombre: Parque Nacional Iguazú, perteneciendo ambos lugares a la lista de patrimonio mundial de la UNESCO. Incluso hay otro país muy cercano, Paraguay, que forma parte de esta triple frontera, aunque éste es el destino para hacer compras, pero eso es otra historia.

Las cataratas de Iguazú desde Brasil

La visita comienza con un bus panorámico, incluido en la entrada, que te va llevando por los diferentes puntos de interés del parque. Según el tipo de visita que uno quiera hacer se va deteniendo en un lugar u otro. Todo muy bien documentado y detallado en un mapa gratuito que te dan al entrar.

Mapa del parque nacional Iguazú en Brasil

Mapa del parque nacional Iguazú en Brasil

Lo habitual es bajarse en la parada “Trilha das Cataratas”, donde comienzan los primeros miradores de las cataratas. Ahí, tras avanzar unos metros, empiezas a escuchar el “rugido” del agua y tienes las primeras imágenes de la maravilla. Impresiona el sonido, la fuerza, la altura y el caudal del agua, te quedas un poco hipnotizado y acabas de empezar, lo mejor viene después.

Naturaleza en Iguazú

Naturaleza en Iguazú

Desde ese punto, todo es una caminata, con diferentes miradores, observando algunas de las cascadas más famosas: Benjamin Constant, Deodoro o Floriano. Cada una te ofrece un ángulo de visión nuevo, un tipo diferente de caída y nuevas sensaciones recorren tu cuerpo. Empiezas a sentirte muy afortunado por estar allí.

Acceso a la plataforma de la garganta del diablo

Acceso a la plataforma de la garganta del diablo

Sigues caminando entre naturaleza, con las cataratas flanqueando tu paseo, hasta encontrar el punto estrella: la pasarela por la parte baja de la garganta del diablo. Antes de llegar, el sonido va aumentando y sientes que una gran fuerza está apunto de aparecer ante ti. Efectivamente, tras el último camino de madera, aparece la gran imagen que todos estábamos buscando: las Cataratas de Iguazú en todo su esplendor.

En nombre de la naturaleza: Iguazú

En nombre de la naturaleza: Iguazú

La Garganta del Diablo tiene 82 metros de alto, 150 metros de ancho y 700 metros de longitud, casi nada.

El recorrido por la pasarela de la garganta del diablo hay que hacerlo con chubasquero, poncho, bolsa de plástico o algo que te cubra del agua que te va a caer, que será mucha. De la cámara ni hablar de sacarla, alguna foto/vídeo con el móvil y a vivir la experiencia. Es impresionante estar allí: visualmente te abruma por su belleza, el sonido es tan intenso como una turbina y te ofrece vistas 360 grados del entorno. Solo por la experiencia de caminar por la pasarela merece la pena ir a las cataratas.

Tras reponerte y secándote un poco, todavía queda el mirador superior, al cual se accede por escaleras o ascensor y ese lugar te da la vista definitiva: todo el complejo de las cataratas de Iguazú del lado brasileño, incluso se ve parte del recorrido argentino que haré al día siguiente.

Iguazú en estado puro: agua, saltos, plataforma, reflejos

Iguazú en estado puro: agua, saltos, plataforma, reflejos

Comenzaba a caer la tarde sobre Iguazú y el Sol brillaba en el agua. Me quedé varios minutos contemplando la escena y maravillado por los reflejos que se producían sobre las cataratas. De esos momentos para guardar en tu retina para toda la vida.

Las cataratas de Iguazú desde Argentina

Comencé la jornada bien temprano, porque tenía que transportarme hasta Puerto Iguazú, Argentina, pasar las fronteras y realizar dos cambios de autobuses; además sumaba que era domingo y la frecuencia del autobús de línea era menor, pero lo conseguí, en poco más de 2 horas ya estaba en la puerta del parque nacional que da acceso al lado argentino.

El recorrido en este caso se hace a pie, aunque hay un tren que une las diferentes partes a visitar para las personas más necesitadas o con menos condiciones físicas.

Herradura de saltos en Iguazú

Herradura de saltos en Iguazú

En mi visita, su punto estrella, el paseo por la garganta del diablo estaba desafortunadamente en obras, así que el tren hasta ese punto tampoco funcionaba.

El hecho de tener cerrada esa parte creo que iguala la visita de ambos lados, sin embargo en el caso de estar abierta, el lado argentino sería más impresionante, aunque los parajes son extraordinarios en ambos casos.

Es muy buena idea, antes de visitar las cataratas, consultar la completa web del parque nacional Iguazú de Argentina, ya que ofrece toda la información actualizada y podremos ver las últimas novedades.

El primer trayecto por el parque nacional se hace por un sendero frondoso de unos 650 metros, llamado sendero verde, entre tablas de madera. Los sonidos de la naturaleza se escuchan, pero ni rastro de las cataratas. Son 20 minutos que te ponen en contexto de estar en un parque nacional. Al final del camino llega el momento de elegir recorrido por la parte alta o por la parte baja.

Comencé por la parte superior, donde se aprecian diferentes saltos de agua, llamados herradura de saltos. Cada uno con su nombre y bien documentado sobre su formación y su nomenclatura. El trayecto se realiza desde el salto dos hermanas hasta el mirador del salto Mbigua. Aparece el sonido del agua, hemos llegado a las cataratas. Hace un gran día para la visita, incluso siendo fin de semana, todavía no está lleno de grandes grupos, pero están llegando… hay que darse prisa y aprovechar el tiempo.

La fuerza del agua en Iguazú

La fuerza del agua en Iguazú

Camino por los diferentes miradores y plataformas, algunos de ellos impresionan por su ubicación frente a algunos saltos.

Destaco especialmente el salto de Adán y Eva y el salto Bosetti, que se aprecia desde el camino superior, pero sobre todo desde el inferior cuando te pones frente a él.

De nuevo, la belleza de las cataratas te envuelve, no sabes para donde mirar, estás sobrepasado por la imagen y por sus sonidos. Parece artificial, como si alguien hubiera diseñado ese cuadro y hubiese colocado los saltos de agua, los colores y los árboles y palmeras para dar con una puesta en escena de película, pero no, es real y natural.

Tras más de una hora de camino, comienzo a descender. En este nuevo trayecto, se ven partes nuevas, el lado brasileño y los saltos de agua previos, pero desde abajo. Decidir que parte es la mejor, es complicado, quizás esta inferior es más completa porque te aporta diferentes visiones de las cataratas.

Vista de la plataforma a la garganta del diablo

Vista de la plataforma a la garganta del diablo

Me detengo en varios puntos con especial atención. Uno es el mirador que te permite observar la famosa pasarela del lado de Brasil por la garganta del diablo. Impresiona verla en mitad de la caída de agua, menudo trabajo arquitectónico.

Otro momento destacado es observar las lanchas rápidas, con enorme potencia, que te llevan por la parte baja de las cataratas y te colocan, literalmente, debajo de algunos saltos.

Estuve valorando mucho si hacerlo, pero entre que no era barato y que había hecho algo similar en las cataratas del Niágara, lo descarté, pero lo recomendaría y lo haría en caso de ir otra vez.

Lancha en las cataratas de Iguazú

Lancha en las cataratas de Iguazú

Los dos últimos puntos a destacar son los miradores rodeados de palmeras, que ofrecen quizás las mejores fotos de las cataratas para los retratos o las fotos en grupo. Es una delicia contemplar la maravilla desde ahí, el tiempo se detiene y no sientes prisa alguna por dejar de mirar. Vuelvo caminando por alguno de los miradores y hago las últimas instantáneas. Se nota la masiva afluencia de grupos organizados y la visita comienza a ser algo agobiante, es un buen momento para buscar la salida.

Acceso a la plataforma del salto Bosetti

Acceso a la plataforma del salto Bosetti

Me encamino por el mismo sendero de entrada y me detengo en los cuadros explicativos sobre la historia de Iguazú. Es muy interesante leer sobre su descubrimiento, la evolución del parque y su desarrollo hasta nuestros días.

Y marcho hacia Foz de Iguazú, de nuevo dos autobuses y a descansar al hostel. Han sido dos grandes jornadas, ha merecido mucho la pena invertir en este viaje, porque es de los lugares de los que todo el mundo te habla maravillas, pero hay que verlo para afirmarlo. En nombre de la naturaleza: las Cataratas de Iguazú.

21W en Iguazú

21W en Iguazú