Cuadro de Sídney

Sídney, ciudad cosmopolita, la más importante de Australia, mezcla de diferentes estilos arquitectónicos, llena de color, con su bahía como eje central y con una ilumnación nocturna mágica.

Una ciudad elegante, moderna, limpia, con un ambiente multicultural que te abruma (su comunidad asiática es más del 30% de su población), con un coqueto skyline, con un nivel de vida muy alto, agradable para caminar y con grandes zonas verdes y parques.

Postal al anochecer en Sídney

Postal al anochecer en Sídney

Por todas esas razones y por ser sede de una maravilla del mundo, su fantástica Ópera, la incluí en mi vuelta al mundo. El resultado no pudo ser mejor, Sídney me gustó mucho, a pesar de sus precios desorbitados en muchas cosas.

Otro punto positivo de Sídney es la posibilidad de encontrar Wifi gratuito en casi todos sus parques y estaciones.

Trasladaros a Sídney con un solo artículo es una misión complicada, casi imposible, pero quizás con las 10 pinceladas que os traigo, mis preferidas de la ciudad, sea un poco más fácil recorrer la enorme distancia que hay entre Australia y casi cualquier lugar del mundo.

Sídney se puede caminar fácilmente, pero te debe gustar, ya que las distancias son grandes, aunque siempre está el recurso de utilizar su transporte público: buses y trenes. En mi caso, caminante por naturaleza, llegué a pie a todos los lugares que os presento.

Todos los días funciona un bus gratuito, el 555, que une la estación de tren con Circular Quay, donde hay otra estación de tren y la sede central de los ferrys.

Tras las presentaciones, comencemos a pintar el cuadro de colores de Sídney:

Primera Pincelada: caminar por el Harbour bridge.

Este primera pincelada os permitirá obtener una visión global de la ciudad con sus 4 elementos más importantes: su bahía, la ópera, el skyline financiero y el propio puente.

Sídney desde el Harbour Bridge

Sídney desde el Harbour Bridge

Pincelada 2: el jardín botánico real de la ciudad.

Un paseo imprescindible en Sídney. Grauito y de fácil acceso, esconde muchos lugares interesantes (fuentes, esculturas, museos, teatros, residencias) y ofrece unas vistas inmejorables.

Escenas del jardín botánico de Sídney

Escenas del jardín botánico de Sídney

Pincelada 3: el interior del edificio reina Victoria. (Queen Victoria Building)

Actualmente es un centro comercial y si su exterior es llamativo, el interior es superlativo. Lujoso y cuidado al más mínimo detalle, podremos encontrar desde las más selectas tiendas de marca hasta las mejores pastelerías de Sídney.

Interior del edificio Victoria. Centro de Sidney

Interior del edificio Victoria. Centro de Sidney

Pincelada 4: dejarse perder por el centro para encontrar tu lugar.

La clave está en caminar y pasar varias veces (en diferentes horas) por los mismos sitios, así veremos los distintos ritmos de la ciudad y encontraremos nuestros lugares. En mi caso, está en Hyde park, en la fuente que precede a la impresionante catedral de Santa María.

Catedral de Santa María y Hide Park en Sídney

Catedral de Santa María y Hide Park en Sídney

Pincelada 5: las vistas desde el ferry a Mainly.

Un buen plan para un día soleado es tomar el ferry hasta la cercana localidad de Mainly, donde está una de las playas más famosas de la ciudad y un paraíso para los surferos. Las vistas desde el barco ya hacen merecer la pena la excursión.

Skyline de Sídney desde el ferry a Mainly

Skyline de Sídney desde el ferry a Mainly

Pincelada 6: cruzar el Harbour Bridge hasta el final.

Otro Sídney, más residencial y espléndido, está a la otro lado del Harbour Bridge, podremos pasear por el Luna Park, por sus parques, recorrer sus calles peatonales, todo ello sin apenas gente. Un excelente plan para la tarde.

Sobrevolando Sidney con el Harbour Bridge

Sobrevolando Sídney con el Harbour Bridge

Pincelada 7: un atardecer desde Mrs Macquaries Road.

Situado al final del sendero por el jardín botánico desde la ópera es mi lugar preferido de la ciudad. Hasta en 4 ocasiones estuve aquí y siempre encontraba algo nuevo. Ver un atardecer aquí es imprescindible.

21W en Sídney

21W en Sídney

Pincelada 8: la maravillosa ópera de Sídney.

La joya de la corona, uno de los mejores edificios del siglo XX y el icono que permitió a Sídney situarse en el mundo. Los reflejos del Sol en sus paneles te dejan hipnotizados y con sus múltiples vistas desde la ciudad la encuentras fascinante.

La ópera de Sídney de día

La ópera de Sídney de día

“El sol no sabía como de bonita era la luz hasta que se reflejó en este edificio”. Louis Khan, arquitecto.

Pincelada 9: la maravillosa ópera de Sídney.

Y si es bonita de día, por la noche su iluminación es tan fantástica que te dejará sin palabras.

La maravillosa ópera de Sídney

La maravillosa ópera de Sídney

Última pincelada: Sídney de noche.

Robando el pincel, volvemos a Mrs Macquaries Chair y disfrutamos de una maravillosa postal nocturna, que bien podría valor todo el cuadro.

Atardecer en Sídney

Atardecer en Sídney

Y con estas diez pinceladas conseguimos un cuadro completo de Sídney, aunque seguro que podríamos pintar otro completo con más lugares, como por ejemplo la zona de Darling Harbour, otra de mis preferidas de la ciudad.

Cuadro de Sídney en 10 pinceladas

Cuadro de Sídney en 10 pinceladas

Sitios lejanos, que intento convertir en cercanos. Espero que hayáis disfrutado del viaje hasta Sídney.