Santa Sofía, la ‘Divina sabiduria‘ o Hagia Sophia (griego: Άγια Σοφία’, turco: Ayasofya Müzesi) es la antigua catedral cristiana de Constantinopla (la actual Estambul), convertida en mezquita en 1453 y en museo en 1935.

Arquitectura Original Santa Sofia

Dedicada a la segunda persona de la Trinidad, Logos, es una de las obras más sublimes del arte bizantino. Se realizaron dos construcciones de iglesias previas a la actual Santa Sofia, que fue construida del 532 al 537, durante el mandato de Justiniano I en Constantinopla, capital del Imperio romano de oriente.

Primera Iglesia

La primera iglesia fue conocida como la “Gran Iglesia” debido a sus enormes dimensiones comparadas a otras iglesias contemporáneas de la ciudad. Inaugurada el 15 de Febrero del 360 (durante el reinado de Constantino II) por el obispo Eudoxio de Antioquía, fue construida cerca del área donde sería construido el palacio imperial. El edificio fue construido como una tradicional basílica de planta latina con galerías y un techo de madera. Fue precedida por un atrio y se erigió como uno de los monumentos más destacados del mundo en ese momento.

Sin embargo, la historia empezaría a transformar Santa Sofía. El Patriarca de Constantinopla, Juan Crisóstomo, entró en un conflicto con la emperatriz Aelia Eudoxia, esposa del emperador Arcadio, y fue enviado al exilio el 20 de junio 404. Durante los disturbios posteriores, esta primera iglesia fue quemada en gran medida. Tristemente, nada queda de la primera iglesia en la actualidad.

Segunda Iglesia

Una segunda iglesia fue ordenada por Teodosio II, que se inauguró el 10 de octubre 415. La basílica, con un techo de madera, fue construida por el arquitecto Rufino. Un incendio se inició durante el tumulto de la Revuelta Nika y quemó la segunda iglesia de Santa Sofía el 13-14 de enero del 532.

Varios bloques de mármol de la segunda iglesia sobreviven hasta la actualidad, entre ellos los relieves que representan 12 corderos que representan los 12 apóstoles. Descubierto en 1935 por debajo del patio oeste por A.M. Schneider, excavaciones posteriores fueron abandonadas por temor a afectar la integridad de la iglesia de Santa Sofía.

Cordero dios santa sofia

Tercera Iglesia (Estructura Actual)

El 23 de febrero 532, sólo unos pocos días después de la destrucción de la segunda basílica, el emperador Justiniano I decidió construir una tercera basílica, completamente diferente, más grande y más majestuosa que sus predecesoras.

Justiniano decidió que los arquitectos  serían el físico Isidoro de Mileto y el matemático, Antemio de Tralle. Los arquitectos realizaron un diseño sin antecedentes, tomando elementos conocidos (planta basilical y rotonda), pero que se unen en una estructura nueva. Antemio, sin embargo, murió durante el primer año de la empresa.

El emperador había traído material de todo el imperio -, como las columnas helenísticas del templo de Artemisa en Éfeso, grandes piedras de las canteras de pórfido de Egipto, de mármol verde de Tesalia, la piedra negro de la región del Bósforo, y la piedra amarilla de Siria. Más de diez mil personas estaban empleadas. El emperador, junto con el patriarca Eutiquio, inauguró la nueva basílica el 27 de diciembre 537 con mucha pompa. Los mosaicos dentro de la iglesia, sin embargo, fueron terminados bajo el reinado del emperador Justino II (565-578).

Santa Sofía fue la sede del patriarca ortodoxo de Constantinopla y el escenario principal para las ceremonias imperiales bizantinas, tales como coronaciones.

Cronica Antigua Santa Sofia

Los terremotos en agosto del 553 y el 14 de diciembre del 557 causaron grietas en la cúpula principal y la mitad este de la cúpula. La cúpula principal se derrumbó por completo durante un terremoto posterior, el 7 de mayo 558, destruyendo el ambón, el altar, y el copón.  El emperador ordenó una restauración inmediata. Se encomendó a Isidoro el Joven, sobrino de Isidoro de Mileto, que utiliza materiales más ligeros y elevados de la cúpula por “30 pies” (alrededor de 6,25 metros (20,5 pies)) – dando al edificio su altura actual del interior de 55,6 metros. Por otra parte, Isidoro cambiado el tipo de cúpula, erigiendo una cúpula nervada con pechinas, cuyo diámetro oscila entre 32,7 y 33,5 m.  Esta reconstrucción, dando a la iglesia su forma actual del siglo sexto, se completó en 562.

En 726 el emperador León el Isáurico emitió una serie de edictos contra la veneración de imágenes, ordenó al ejército destruir todos los iconos – inaugurando el período de la iconoclasia bizantina. En ese momento, todas las imágenes religiosas y estatuas fueron retiradas de la iglesia de Santa Sofía. Después de un breve respiro, con la emperatriz Irene (797-802), los iconoclastas hicieron una reaparición. El Emperador Teófilo (829-842) fue fuertemente influenciado por el arte islámico, que prohíbe las imágenes grabadas; teniendo él una puerta de bronce de dos alas con sus monogramas instalado en la entrada sur de la iglesia.La basílica sufrió daños, primero en un gran incendio en el 859, y de nuevo en un terremoto el 8 de enero 869, que hizo un colapso de media cúpula. El emperador Basilio I ordenó reparar la iglesia.

Después del gran terremoto de 25 de octubre del 989, que arruinó la gran cúpula, el emperador bizantino Basilio II pidió al arquitecto armenio Trdat, creador de las grandes iglesias de Ani y Argina, para reparar la cúpula. Sus reparaciones principales fueron el arco occidental y una parte de la cúpula. Debido a la magnitud de los daños se alargaron seis años la reparación y reconstrucción, la iglesia se abrió de nuevo el 13 de mayo 994.
Tras la conquista de Constantinopla durante la Cuarta Cruzada, la iglesia fue saqueada y profanada por los cristianos latinos. Durante la ocupación latina de Constantinopla (1204-1261) la iglesia se convirtió en una catedral católica romana. Balduino I de Constantinopla fue coronado emperador el 16 de mayo 1204 en Santa Sofía, en una ceremonia que siguió de cerca las prácticas bizantinas.

Después de la reconquista en 1261 por los bizantinos, la iglesia estaba en un estado ruinoso. En 1317, el emperador Andrónico II ordenó a cuatro nuevos contrafuertes que se construirían en la parte oriental y norte de la iglesia, financiándolo con la herencia de su difunta esposa, Irene. Nuevas grietas aparecieron en la cúpula tras el terremoto de octubre de 1344, y varias partes del edificio se derrumbaron el 19 de mayo 1346; en consecuencia, la iglesia fue cerrada hasta 1354, cuando las reparaciones se llevaron a cabo por los arquitectos: Astra y Peralta.