Jordania es mucho más que Petra

Pensar en Jordania es pensar en historia, pero no reciente, sino de hace miles de años. Ciudades romanas, ciudades excavadas en piedra, caravanas por un desierto rojo, mares que se abrían en la Biblia o el lugar donde bautizaron a Jesús. Jerash, Petra, Wadi Rum, el mar Muerto o Betania, son estos lugares y son visita obligada en un paso por el país.

Lo primero a destacar es la amabilidad del pueblo jordano, especialmente con los españoles, incluso la policía al pararte con el coche, te saluda, te da la bienvenida al país y te desea buen viaje, no había visto nunca nada igual. En los restaurantes, desde los más humildes hasta los de más nivel, todo son buenas palabras y te hacen sentir como en casa. En los hostales y hoteles todo el personal trata de ayudarte en todo lo que necesitas, incluso en lo que no. En los comercios, la gente te sonríe, pero no te atosiga, hasta en eso parece un país árabe diferente.

Un sabroso Hummus

Un sabroso Hummus

Todavía recuerdo sus sabores: el dulce de sus frutas o dátiles, la cremosidad y suavidad del hummus o el mutabal, la intensidad de sus salsas o sus sabrosas carnes. Y todo ello acompañado por un buen aceite de oliva con especias y regado por un sabroso té.

Aquí os presento esta guía que os acercarán un poco al encanto de un país amable, cercano y que, a bien seguro, os acogerá con todo su calor y cariño.

Atardecer desde el mirador del Mar Muerto

Atardecer desde el mirador del Mar Muerto

Algunos datos de interés sobre Jordania

Su nombre oficial es Reino Hachemita de Jordania  y el reino se creó a raíz de la división de la región llevada a cabo por Francia y Reino Unido tras la Primera Guerra Mundial. Jordania es una monarquía constitucional en la que el rey Abdalá II posee amplios poderes ejecutivos y legislativos.

Su población es de 6.500.000 habitantes, la religión oficial es el islam y el idioma oficial el árabe, aunque el inglés está bastante extendido, sobre todo en las zonas turísticas y comerciales.

Su territorio ocupa una superficie de 92.300 km² y está dividida en doce gobernaciones (muhafazat). Su ubicación en mitad de una zona de conflicto permanente y sus fronteras con Irak, Arabia Saudí, Israel, Palestina y Siria, nos hace pensar en un territorio inseguro, pero nada más lejos de la realidad. Jordania es segura y tranquila.

Cómo llegar y primeras decisiones.

Si salimos desde España, lo habitual es hacerlo desde Madrid o Barcelona y volar hasta la capital, Ammán, al aeropuerto Queen Alia. El precio del billete directo, sin escalas, suele rondar los 500-550€ con Royal Jordanian/Iberia, siendo unas 5 horas de trayecto. Se pueden encontrar billetes más baratos desde 350€, haciendo alguna escala, pero eso alargará nuestro trayecto.

Al ser un país pequeño no hace falta considerar vuelos internos, ya que podremos recoger cómodamente el país, bien en autobús o en coche, siendo esta opción la más recomendada, por la libertad que ofrece y el buen estado de las carreteras.

Considerando un mínimo de 5-6 días para conocer el país, llegaría el momento de diseñar nuestro primer itinerario, que en nuestro caso al viajar por 7 días, traté de optimizar al máximo.

Con la libertad que supone alquilar un coche recorrí el país de norte a sur con calma y sin prisa. De Jerash a Aqaba, con base en Madaba y parando en los principales puntos de interés del país.

Madaba desde las alturas

Madaba desde las alturas

El visado para entrar a Jordania

Para ciudadanos españoles es necesario un visado y presentar un pasaporte con validez mínima de seis meses. El visado turístico se puede conseguir directamente a la llegada del aeropuerto y su coste es de 40 dinares jordanos. Es válido por 30 días, pero es de una sola entrada y salida. Para entradas por vía terrestre o desde Israel, se recomienda consultar la información del Ministerio de Asuntos Exteriores de España.

En nuestro caso al no visitar Israel no tuvimos problema alguno, pero si es importante tener en cuenta lo que se comenta desde el Ministerio de Exteriores.

Los viajeros que vayan a Jordania y desde este país deseen continuar viaje a otros países árabes o islámicos sin relaciones con Israel deben tener cuidado de no llevar ningún sello israelí estampado en el pasaporte. Ello no es un obstáculo para entrar en Jordania pero sí en otros países de la región.

Itinerario de una semana en Jordania.

Un recuerdo dulce, un final soñado, así recuerdo mis días en Jordania, los últimos de mi vuelta al mundo. 7 días por un país que tenía en mi lista desde hacía tiempo, principalmente por Petra, pero que esconde muchos más tesoros que una de las mejores maravillas del mundo.

Jerash te sorprenderá porque no es tan sólo una antigua ciudad romana de hace más de 2000 años, sino que era una de las ciudades más importantes de todo Oriente Próximo. La entrada sur cruzando el arco de Adriano y los paseos por sus antiguas calzadas de piedra te harán sentir retrocediendo en el tiempo.

La plaza ovalada de Jerash

La plaza ovalada de Jerash

La impresionante plaza ovalada en el centro de la antigua ciudad, flanqueada por el foro y los templos de Zeus y Artemisa, es la que te da acceso a la larga avenida de columnatas que te lleva entre templos, iglesias, baños y teatros. Un paseo por el tiempo.

Recordar Petra es emocionarse, porque es una maravilla que tiene algo especial, una intensidad, unos colores, unas dimensiones, una historia que no puedes compararla con nada que conoces ni seguramente conocerás. El sobrecogedor desfiladero del Siq, el camino que te lleva hasta el Tesoro, es lo más emocionante que recordarás en mucho tiempo y cuando comienzas a atisbar la luz de la salida sentirás que estás ante algo grandioso, como así es.

El final del desfiladero del Siq y el comienzo del Tesoro

El final del desfiladero del Siq y el comienzo del Tesoro

El Tesoro te impresiona, te sobrecoge, te deja sin habla. Y cuando al día siguiente caminas por la antigua ciudad nabatea, subes a su parte alta y contemplas el escondido Monasterio ya sientes que ha merecido la pena visitar un país tan sólo por Petra, pero guarda aún más cosas…

Y cuando esperabas que con Petra se acabara todo, llega el desierto de Wadi Rum para poner las cosas en su sitio. Para demostrar que la naturaleza puede competir con la mano del hombre, que los lugares más inhóspitos pueden ser los más encantadores. Que una noche bajo las estrellas con un simple fogón y una buena conversación, puede superar a casi todo lo que habías vivido antes. Un desierto rojo que se te graba a fuego en tu corazón.

Una visión completa de Wadi Rum

Una visión completa de Wadi Rum

El punto más bajo del mundo, esa es la carta de presentación del mar Muerto, situado a 416 metros por debajo del nivel del mar. 810 kilómetros cuadrados, que separan la paz de la guerra. Obviando la feria turística que supone el hecho de bañarse en él, por sus destacadas propiedades terapéuticas, me gusta destacar este mar por la preciosa carretera que lo recorre y por los bellos atardeceres que desde su mirador se contemplan.

De nuevo, el peso de la historia aparece al pintarse los tonos azulados de la noche y contemplar cómo se iluminan tenuemente los  territorios israelís y cisjordanos situados frente a ti.

Atardece en Jordania y se enciende Israel

Atardece en Jordania y se enciende Israel

Este fue el itinerario realizado en una semana en Jordania:

Algunas consideraciones al itinerario:

  • Del día 1 al 3 viajé en solitario y en adelante, acompañado.
  • Establecí el campo base en Madaba, al ser más tranquilo que Ammán y tener unas comunicaciones excelentes tanto con el aeropuerto como con el resto de sitios visitados.
  • En Madaba, no olvidéis visitar la iglesia ortodoxa de San Jorge, donde se puede ver mapa de Madaba, mosaico-mapa de la era Bizantina con la representación cartográfica más antigua que se conserva de Jerusalén, Tierra Santa y el Delta del Nilo.
  • Las noches del día 1, 2, 3 y 6 fueron en Madaba.
  • La noche del día 4 en Wadi Musa, la antesala de Petra, y la noche del día 5 en el desierto de Wadi Rum.
  • Betania, más allá del componente histórico, me pareció prescindible y se podría evitar en un itinerario con menos días.
  • Para bañarse en el mar Muerto hay que pasar por caja, bien sea en una de las playas “publicas” o en alguna tipo “resort”. En mi caso, lo evité.
  • Calculad 4-5 horas desde Madaba hacia Petra por la carretera del Rey, porque la carretera es secundaria y encontraréis varios puntos de interés que merecen una parada.
  • Ver un atardecer desde el mirador del mar muerto (Dead Sea Panorama) y otro desde el Monte Nebo es de obligado cumplimiento.
Paisajes camino de Petra

Paisajes camino de Petra

Me gusta recordar los lugares por los atardeceres y la paz que me transmiten y en esto Jordania se convirtió en un destino clave.

Contemplar como el Sol se esconde por el mar Muerto, las luces de Israel que se encienden y en el silencio del desierto, son momentos que guardas para siempre. Lienzos de cuadros llenos de colores amarillentos, azulados y oscuros.

Alojamiento en Jordania.

Al ser un viaje de pocos días, tratamos de buscar alojamientos básicos, funcionales y bien situados. Recomiendo reservar al menos las noches claves del itinerario para no perder tiempo, pero si estamos varios días en una ciudad podremos negociar in situ, como hicimos nosotros en Madaba.

Clima en Jordania.

El tipo de clima es mediterráneo seco, aunque más frío en invierno y más caluroso en verano por la proximidad a zonas desérticas. A pesar de lo que se puede pensar, obviando los meses de verano es recomendable llevar algo de abrigo, al menos una chaqueta porque por las noches refresca. Incluso en invierno la temperatura oscila los 10ºC.

En las zonas del Mar Muerto y de Aqaba las temperaturas son más benignas, no bajando en ningún caso de los 10ºC en invierno y pudiendo sobrepasar los 40ºC en verano. Se recomienda ropa de abrigo en invierno (noviembre-marzo) y ropa ligera para el resto del año.

En nuestro caso, viajando en Mayo tuvimos unas temperaturas muy agradables, pero al atardecer desde el mirador del mar Muerto o el monte Nebo y al anochecer en el Wadi Rum, una chaqueta y un pantalón largo fueron más que bienvenidos.

Contemplando con tristeza el último día de viaje

Contemplando con tristeza el último día de viaje

Otras decisiones: moneda, electricidad, documentación.

Son en estas pequeñas cosas donde solemos tener más dudas, así que trataré de aclarar algunas:

  • La moneda es el dinar jordano (JPD divisa y JD en Jordania), que se divide en 1.000 fils. La tasa de cambio entre el dinar jordano y el dólar estadounidense es fija desde 1993, equivaliendo a 0,709 dinares jordanos. La tasa de cambio entre el euro y el dinar jordano fluctúa en función del dólar. 1 dinar jordano equivale a 1,30 euros aproximadamente.

Tanto en Madaba como en Aman es sencillo encontrar cajeros automáticos que acepten tarjetas internaciones, pero se recomienda llevar efectivo para cambiar porque en algunas zonas no será fácil acceder a pago con tarjeta o cajeros automáticos.

  • En Jordania el voltaje común es 230 V. La frecuencia es 50 Hz. Las clavijas y enchufes son del tipo C / D / F / G / J.
  • Documentación. Es recomendable llevar siempre el pasaporte para poder identificaros. Se recomienda hacer una fotocopia del pasaporte por si acaso se extravía. En mi caso sólo tuve que identificarme en los aeropuertos.

Presupuesto.

Viajar a Jordania con un presupuesto ajustado es posible, ya que tanto alojamiento como comida son asequibles. Quizás la mayor inversión haya que realizarla en la entrada a Petra, unos 70€ por dos días y el coche de alquiler, unos 30€ día con gasolina incluida en un vehículo mediano.

En resumen, el gasto de un día en Jordania podría ser el siguiente: 10 JD (alojamiento) + 3-4 JD (comida) + 3-4 JD (cena) + 7 JD (coche) + 5 (varios) = 28 JD (35 € aprox).

Ahora sólo quedaría multiplicar por el número de días en el país y obtendremos nuestro presupuesto aproximado. En nuestro caso, 7 días nos salieron por unos 300 €.

Conclusión final.

Jordania es un reino de paz, de apasionados de la historia, de amantes de los viajes, de personas que disfrutan aprendiendo, de ilusionados por ver que existen lugares en medio de todo y sin miedo a nada. Un país seguro, tranquilo, amable, que te dará mucho más de lo que tú podrás ofrecer, que te hará sentir triste al marcharte y feliz por haberlo conocido.

Espero que en base a mi experiencia toda esta información os sirva de ayuda y os anime a visitar el país, para cualquier consulta podéis dejar un comentario en la guía.

El Monasterio de Petra

El Monasterio de Petra