Vistas desde la iglesia de nuestro Salvador de CPH

Tras conocer un poco más la ciudad, llega el momento de compartir la que he llamado la ruta perfecta, diseñada para caminar y conocer los principales puntos de interés de Copenhague (CPH) en un fin de semana. La he diseñado en base a todos mis paseos en solitario y, tras recibir varias visitas, la he consolidado, para que se pueda ampliar a varios días más en lo que he llamado los puntos extras.

Se suele decir que Copenhague se ve en un fin de semana, incluso en un día he leído a algunos; sin embargo, esto no es real, para conocer y ver la ciudad se requiere un mínimo de 3 días para tomarle el ritmo a la ciudad y visitar los principales puntos de interés, que son muchos, variados y algunos pocos visitados.

Independientemente de donde nos alojemos, considero que lo ideal es empezar la ruta en Norreport, a donde podemos llegar fácilmente caminando o en bicicleta desde muchos de los barrios de la ciudad. Se puede llegar fácilmente en metro, tren o bus, ya que es uno de los intercambiadores principales. Otra opción es comenzar en Kongens Nytorv, la plaza nueva del Rey, y ajustar el recorrido desde ahí.

Nyhavn a primera hora

Nyhavn a primera hora

Día 1: Mis imprescindibles de Copenhague.

Partimos desde Norreport para caminar toda la zona comercial de Stroget, autodenominada por los daneses como la calle comercial más larga de Europa, en realidad Stroget está formada por la conjunción de varias calles que desembocan en el mismo punto. Aquí lo más reseñable es el primer contacto con la arquitectura clásica de la ciudad, con sus fachadas sobrias, de apenas 3-4 alturas, elegantes y bien conservadas. A lo largo de la calle nos encontramos las clásicas tiendas de ropa de marca, algunos bares, espectaculares panaderías e incluso algún restaurante.

No te pierdas nuestras 10+1 recomendaciones para comer en Copenhague. Seguro que te serán de utilidad. 

La torre redonda de Copenhague

La torre redonda de Copenhague

A mitad de recorrido, la torre circular hace su aparición, pero no recomiendo su subida, porque le falta altura para ofrecer buenas vistas de la ciudad. Al final de la calle Købmagergade, llegamos a la bonita fuente de Stork, clásico punto de encuentro de las visitas guiadas y cruce de las diferentes calles que integran Stroget.

Si nos dirigimos hacia la derecha, calle de Amagertorv, encontramos dos de las tiendas más famosas de Copenhague: Illums Bolighus, de decoración y luces; y la tienda de Lego, una lugar de fantasía para niños, adultos y personas de todas las edades

Si continuamos unos 50 metros nos encontramos en la parte izquierda una llamativa iglesia, Nikolaj, sin embargo no es una simple iglesia, se trata del centro de arte contemporáneo de la ciudad, interesante para una visita más detenida, lo ideal es continuar hacia el próximo destino: el palacio de Christiansborg, donde podemos contemplar su plaza y subir a su torre, desde obtener, ahora sí, buenas vistas de la ciudad al mejor precio posible: es gratis.

Esculturas en Copenhague

Esculturas en Copenhague

Copenhague es una ciudad de torres y campanarios, donde podemos contemplar diferentes vistas de la ciudad

El Palacio de Christiansborg es la sede del Parlamento danés, la oficina del primer ministro danés y el Tribunal Supremo danés. El palacio es la casa de los tres poderes supremos de Dinamarca: el poder ejecutivo, poder legislativo y el poder judicial, siendo el único edificio del mundo que alberga las tres ramas de gobierno de un país.

Tras salir de la zona del palacio, deberíamos ir en búsqueda de nuestro siguiente destino, Kongens Nytorv, la plaza del nueva Rey, donde encontraremos varios edificios de impecable factura: el teatro real, el hotel de Inglaterra o la embajada de Francia entre otros. Sin embargo, lo que realmente buscamos es la estampa más famosa de la ciudad, con permiso de la sirenita, las casas de colores de Nyhavn.

Nyhavn al atardecer

Nyhavn al atardecer

Recomiendo hacer algunas fotos, pero no entretenerse demasiado porque volveremos a pasar al final del día para verlas al atardecer/anochecer y evitar todos los cientos de turistas que se agolpan a media mañana.

Si vamos en fin de semana, rodeando la plaza encontraremos un peculiar mercadillo de segunda mano de particulares, la mayoría antigüedades.

Ahora, sí el tiempo lo permite, lo ideal es coger un barco que nos haga el recorrido por toda la zona de canales y mar de Copenhague. Con esto conseguiremos conocer mejor la ciudad y además tener una visión distinta de la ciudad, ayudándonos a comprenderla.

El consejo es que elijáis la compañía situada en el lateral opuesto a Nyhavn, cuesta sólo 40 DKK, y os dará el mismo recorrido que la otra compañía a un precio menor.

Estamos llegando al mar, al abrigo de Copenhague, y obtenemos las primeras vistas de la ópera y de la zona de Papiroen, donde se sitúa el Experimentarium y el Food Court de Copenhague. Aquí nos dirigiremos más tarde para comer y descansar de tanta caminata. Ahora continuamos hasta el final de Nyhavn y nos dirigimos hacia la derecha para buscar el puente junto al Parlamento, pero antes debemos hacer una parada clave en el recorrido. Unas camas elásticas instaladas en el suelo nos servirán para divertirnos un rato con un reto: saltar las 4 seguidas…

Cruzamos el puente y nos encontramos en Christianshavn. Esta zona, personalmente, me encanta. Y el primer destino es uno de los mejores miradores de la ciudad, situado en la iglesia de Nuestro Salvador, un edificio que sorprende por fuera y por dentro, con el órgano más grande de todo el norte de Europa. La subida es sólo apta para valientes, aunque no demasiado exigente, pero nada recomendable para personas con vértigo o mala condición física. A cambio, un recorrido inolvidable, sobre todo la última parte que transcurre en el exterior y la recompensa son unas vistas fabulosas de toda la ciudad.

Panorámica desde la iglesia de nuestro salvador

Panorámica desde la iglesia de nuestro salvador

Ahora recuperamos el camino que transcurre junto al canal hasta la calle de Strandgade, en concreto el número 93, donde se sitúa el Noma, restaurante de referencia mundial. Es curioso comprobar la sencillez de un local que presume de haber sido varias veces el mejor del mundo.

En Enero de 2016 cerrará su sede de Copenhague, mudándose a Sídney

Recuperamos de nuevo el canal y cruzamos hacia la zona que veíamos antes desde Nyhavn. Estamos en la isla de Papiroen y nuestro destino es el patio de comidas de Copenhague, donde podremos disfrutar de más de 30 opciones de comida en formato de camión de comida, cada uno diferente y con 3-4 opciones cada uno de ellos. Una visita obligada y una excelente opción para comer, ya que cada uno podrá elegir a su gusto (coreano, mexicano, italiano, brasileño, tailandés, marroquí… así hasta 32 opciones).

Disfrutando del Sol en Papiroen

Disfrutando del Sol en Papiroen

Tras el receso para la comida, si hace buen día con algo de Sol, podemos descansar en los alrededores del food court y tendremos dos opciones: continuar hacia la zona de la ópera o bien ir hacia la ciudad libre de Christiania, situada en dirección opuesta y a pocos metros de la iglesia de nuestro salvador.

Aquí podemos dar un paseo por esta peculiar ciudad con sus propias normas, famosa por ser sede de casi 1000 personas que viven al estilo de comuna hippie. Se venden “todo” tipo de drogas en la calle, pero principalmente en unos kioscos habilitados donde se puede comprar marihuana. Una buena opción es dar un paseo por la calle principal, Pusher, subir a ver el río y luego tomar algo (tienen una cerveza de elaboración propia) en la plaza principal, en los bancos junto a la pagoda.

En Christiania hay 3 normas que todos debemos cumplir: pasarlo bien, no correr y no hacer fotos. Si la respetamos no tendremos problema alguna y recordar mirar el arco de entrada a vuestra salida: “Bienvenidos a la Unión Europea”

Panorámica de la zona de Christianshavn

Panorámica de la zona de Christianshavn

Llega el momento de regresar hacia Nyhavn, para lo cual deshacemos el camino y llegaremos hasta las casas de colores al atardecer (o bien de noche en caso de ser invierno).

Pasamos por la embajada de Francia, veremos iluminado el hotel de Inglaterra y subimos por la calle de Gothersgade. Estamos llegando al final de nuestra jornada, por lo que podemos cenar en cualquier de los restaurantes de la zona, pero eso sí, mirar los precios, sobre todo de las bebidas. Continuamos nuestro trayecto pasando por el lateral del castillo de Rosenborg y al final del parque torcemos a la izquierda, estamos en Norreport y aquí acaba una larga, pero productiva jornada en Copenhague. Mañana será otro día.

Si queremos redondear el día y acabar con una copa en un ambiente local, podemos decidirnos por el Kassen y si somos más de cerveza en pub, el Cafe Understellet puede ser nuestro sitio

Día 2: Copenhague clásico.

Hoy comenzaremos la jornada cerca de Norreport, en el mercado de Torvehallerne, donde podremos encontrar todo tipo de productos, así como locales para tomar algo, incluso un bar de tapas español. Flanqueado el mercado, en la zona central, hay un mercado de frutas, verduras y flores.

Salimos del mercado continuando por Øster Voldgade, donde se encuentra el jardín botánico, una interesante visita, pero que nos llevará demasiado tiempo, se puede guardar para otro día. A continuación, encontramos el castillo de Rosenborg, que bien merece una visita por sus exteriores, por tener uno de los parques más bonitos de la ciudad. Continuando por Øster Voldgade, encontraremos la Galería Nacional de Dinamarca, con una mezcla curiosa de arte contemporáneo y arte moderno. Nos llevará unas 2 horas visitarlo y es gratuito, dependerá de vuestra afición por el arte. A mí me gusto, pero creo que es mejor visitarlo por la tarde y aprovechar todas las horas de Sol posibles (si las hay).

Galería Nacional de Dinamarca

Galería Nacional de Dinamarca

Seguimos paralelos a la galería nacional y llegaremos a Kastellet, donde lo mejor es dejarnos perder entre sus caminos y zonas verdes. Así podremos encontrar un memorial a los caídos en la guerra, un molino, barracones, edificios militares, varias esculturas y en uno de sus vértices el monumento estrella de la ciudad: la Sirenita, señalado en los carteles como “Den Lille Havfrue“.

La Sirenita de CPH

La Sirenita de CPH

Tras las fotos en la sirenita, continuamos bordeando la zona de Kastellet por Langelinie hasta llegar a una de mis estampas preferidas de la ciudad: la fuente de Gefión y la iglesia de San Albano. Justo aquí comienza el parque de Churchill, con numerosos recuerdos de caídos en guerra, incluido un monumento a los caídos españoles.

Fuente de Gelfión y la iglesia de San Albano

Fuente de Gelfión y la iglesia de San Albano

Volvemos a recuperar la zona paralela al mar, donde podemos ver enfrente un barco de guerra, un submarino, la ópera y la zona de Papiroen. Pasaremos junto a un edificio cuadrado que hace esquina y preside todo el paseo marítimo, se trata de la sede principal de Maersk, la empresa más importante del país y el motivo por el que he vivido en Copenhague.

Detalles de Kastellet en CPH

Detalles de Kastellet en CPH

Seguimos caminando hasta el Palacio Amalienborg, la residencia de la familia real danesa, flanqueado por guardias en cada una de sus esquinas. Un espectacular recinto de estilo rococó formado por 4 palacios.

Si ajustamos nuestro itinerario podremos ver el cambio de guardia que se produce todos los días a las 12:00, saliendo a las 11:30 del Castillo de Rosenborg

En dirección opuesta al mar podremos observar uno de los edificios más espectaculares de Copenhague: la Iglesia de Mármol, donde debemos entrar para contemplar su interior y sentarnos a disfrutar de su sencillez y grandiosidad. Los fines de semana se puede subir a su cúpula, pero sólo en dos horarios, así que mejor consultarlo antes. A la derecha de la iglesia, tenemos otra iglesia curiosa, la de Aleksandr Nevskij, de claro estilo ortodoxo ruso.

Iglesia de Mármol en CPH

Iglesia de Mármol en CPH

Muy cerca de la iglesia de mármol está una cervecería de referencia en CPH, se trata de Black Swan, Borgergade 93, que ofrece una gran cantidad de cervezas artesanales, embotelladas y especiales por época del año

Ahora nuestro objetivo será atravesar toda la calle de Bredgade hasta llegar a Kongens Nytorv, donde seguiremos en dirección a la fuente de Stork, de nuevo estamos en Stroget y ahora vamos en búsqueda de la catedral de Copenhague y varios edificios de la universidad que están en los alrededores. Estamos en plena zona comercial, por lo que comer en alguno de los restaurantes puede ser una buena opción.

La iglesia de nuestro salvador

La iglesia de nuestro salvador

Nos acercamos a nuestros destinos finales: el Tivoli, el ayuntamiento y la Gliptoteca NY Carlsberg. Aquí dependerá de las fechas, de nuestros gustos, de la compañía y nuestro tiempo para decidirnos por un parque de atracciones, que también es un bello jardín, el Tivoli; o un museo de referencia en Europa, la Gliptoteca de Copenhague, con una gran colección de esculturas antiguas.

Para redondear el día subimos por el boulevar de Hans Christian Andersen para cruzar la zona de canales y busca el lugar donde está enterrado el célebre escritor. Se trata de un cementerio, Assistens, pero es mucho más que eso, es un parque perfecto para pasear y disfrutar de la naturaleza. Sí, aunque suene raro, dentro del cementerio la gente hace picnic, pasea, monta en bici o corre.

Tumba de Hans Christian Andersen

Tumba de Hans Christian Andersen

Y aquí se acaba nuestro itinerario de hoy, que podemos cerrar con una buena hamburguesa danesa en dos sitios muy recomendables: Banana Joe, de corte clásico y hamburguesería de barrio; otra opción, más restaurante, es Grillen Nørrebro.

Extras de Copenhague y alrededores

  • Visita a la fábrica de Carlsberg.
  • Visita a la Galería Nacional de Dinamarca.
  • Visita a la Gliptoteca NY Carlsberg.
  • Visita al Museo Nacional de Dinamarca.
  • Excursión a Malmo, Suecia, situada a tan sólo 30 minutos en tren.
  • Visita al acuario nacional, Den Blå Planet.
  • Excursión a los castillos de Frederiksborg en Hillerod y el de Kronborg en Helsingor.
Castillo de Frederiksborg

Castillo de Frederiksborg

Copenhague no es ciudad de un día, ni de dos, es una ciudad fantástica para pasear y conocer tantos días como se pueda. Y estas rutas son a pie, imaginaros la de opciones más que tendremos si la hacemos en bici.

¡Qué disfrutéis de vuestra visita a Copenhague, os encantará!